sábado, marzo 31, 2012

La responsabilidad de elegir libros de texto


Vaya por delante que comparto totalmente la idea de que el gran mal de la educación de nuestros tiempos es la existencia del libro de texto.
Ese instrumento, para una parte del profesorado constituye el único material de trabajo en el aula y lo que es peor, un buen número de docentes creen que los contenidos del mismo son “obligatorios” y que además están realizados por personas expertas que los adecuan a lo que nuestras criaturas deben aprender.
Algunas personas también piensan (yo hasta hace poco también lo pensaba) que la administración educativa "los aprueba" teniendo en cuenta que se ajusten al curriculum oficial y que posean un cierto rigor científico y respeto por los valores recogidos en nuestras leyes.
¡¡Pues no!!, esto último ya no es así y, supongo que como cualquier persona que se dedica a esto de la educación yo debería de haberlo sabido, pero me enteré hace unas días en una sesión de formación sobre competencias básicas en las que de repente escucho sorprendida al ponente decir que actualmente la responsabilidad en la "adecuada selección" de los libros de texto se le ha pasado totalmente al profesorado y que la administración educativa los “registra solamente”, con lo cual es solo competencia de los centros el que los libros de texto que se seleccionen respondan a los curriculum oficiales y a la normativa vigente.
Como no salía de mi asombro, me fui a buscar dicha normativa y efectivamente la encontré y os reseño algunos párrafos que pude leer en el DECRETO 227/2011 de 5 de julio, por el que se  regula el depósito, el registro y la supervisión de los libros de texto, así como el procedimiento de selección  de los mismos por los centros docentes públicos de  Andalucía:
  • La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, en su disposición adicional  cuarta, establece que corresponde a los órganos de coordinación didáctica de los centros públicos,  en el ejercicio de su autonomía pedagógica, adoptar los libros  de texto y demás materiales curriculares que hayan de utilizarse en el desarrollo de las diversas enseñanzas. Asimismo, se recoge que la edición y adopción de los libros de texto y  demás materiales curriculares no requerirán la previa autorización  de  la   administración  educativa.  En  todo  caso,  estos  deberán adaptarse al rigor científico adecuado a las edades del alumnado y al currículo aprobado por la Administración educativa correspondiente y deberán reflejar y fomentar el respeto a los principios, valores,  libertades, derechos y deberes  constitucionales, así como a los principios y valores recogidos en dicha Ley Orgánica.
  • La citada disposición adicional de la Ley Orgánica  2/2006, de 3 de mayo, en el párrafo segundo, alude igualmente a la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que  establece en el Título I  medidas de sensibilización, prevención  y detección en diferentes ámbitos. En el capítulo I se especifican las obligaciones del sistema educativo para la transmisión de valores de respeto a la dignidad de las mujeres y a la igualdad entre hombres y mujeres. Así, de acuerdo con la citada Ley, los materiales educativos deberán reconocer la igualdad de valor de hombres y mujeres y se elaborarán a partir de presupuestos  no  discriminatorios  para  las  mujeres.
  • En  la  Comunidad Autónoma de Andalucía, los artículos 16 y 19 de la Ley 12/2007, de 26 de noviembre, para la Promoción de la Igualdad de Género en Andalucía, y los artículos 11.5 y 12.4 de la Ley 13/2007, de 26 de noviembre, de medidas de Prevención  y Protección Integral contra la Violencia de Género, recogen,  respectivamente, el mandato dirigido a la  Administración educativa andaluza de garantizar que los libros de texto y demás materiales curriculares eliminen los prejuicios culturales y los estereotipos sexistas o discriminatorios, trasladando al profesorado, a las empresas editoras, a los consejos escolares y a  la inspección educativa, las instrucciones relativas a los criterios  de  selección  de  los  libros  de  texto,  teniendo  en  cuenta  lo expresado en los citados preceptos legales...
  • De la reunión que celebren los órganos competentes de coordinación didáctica para la propuesta de selección de libros de texto, se levantará el acta correspondiente en la que,  además de indicar los libros propuestos, se hará constar la  coherencia entre los libros de texto elegidos y los aspectos  técnico-pedagógicos recogidos en el proyecto educativo del  centro, así como cuantos otros asuntos de su ámbito de competencias se estimen considerar

¡¡¡Alucinante!!! sobre todo cuando últimamente son cada vez más los centros que eligen sus libros de texto en función de la editorial que regala más pizarras digitales o en función de si las instalan o no las instalan.
Pues así nos va, con una administración que le pasa el "muerto" a los centros, pero que luego no se asegura de que se esté haciendo un análisis serio del "difunto" y claro entre unos y otros lo que ocurre es que el "finado" empieza a oler mal y sigue trasmitiendo un curriculum penoso que no tiene nada que ver con lo que necesita un ciudadano que se supone que vive en el siglo XXI.
Claro que a nadie se le ocurre que la mejor manera de solucionar el problema sería enterrar definitivamente el "cadáver" y sustituir su trono absolutista por un gobierno más democrático y plural que permitiera a nuestro alumnado poder salir de la educación obligatoria capaz de ser autónomo en su aprendizaje.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

También hay centros que los utilizan con la moderación y la prudencia adecuada, y que antes de decidir los libros que se utilizarán se reúnen los órganos adecuados, se miran y estudian hoja por hoja y no se tienen presentes las televisiones, las pizarras que se ofrecen, etc, etc. Claro, lo que nos pasa es que en nuestras aulas sólo tenemos las PDI de la Escuela TIC 2.0.
Y supongo que esto no son casos puntuales, supongo dentro de mi buena fe, que es algo generalizado. No tengo motivos para desconfiar de otros compañeros que son tan profesionales como cualquiera

CARMENCA dijo...

Por suerte, hay profesionales que se toman en serio su trabajo y o no los usan o los usan como tu bien dices con moderación.
Yo no desconfío de nadie, ni pongo en duda la profesionalidad de nadie y supongo que cuando un grupo de personas eligen sus textos en función de obtener una PDI o algún otro material lo hacen desde la "buena fe" de conseguir mejores recursos para el aula.
Lo de que sean casos puntuales, mi experiencia de muchos años y de muchos centros me dice que no.
Ya hace muchos años las editoriales regalaban televisores, vídeos..., luego comenzaron los portátiles y ahora van por las PDI.
No es una práctica ni nueva, ni rara y a mi personalmente (incluso pensando en la buena intención de dotar mejor a los centros) me parece..., bueno no me parece simplemente.
De cualquier modo lo que manifiesto es mi sorpresa porque la administración se haya lavado las manos en la aprobación de los libros de texto y le haya pasado "el problema al profesorado".
Lo del análisis hoja por hoja que comentas no seré yo quien lo ponga en duda pero si ese análisis se hace de forma exhaustiva no conozco yo aún el libro de texto que pasase el filtro de la ley de igualdad, por poner un ejemplo.
En cuanto a las PDI si bien me parecen herramientas muy útiles creo que se han mitificado en exceso y además no siempre se les da un uso adecuado.

Anónimo dijo...

Y... por desgracia, también hay profesionales (por llamarles algo) que sólo, y exclusivamente, utilizan el libro de texto (bueno además de cuadernillos, cartillas de lectura, etc), que por supuesto han mirado hoja por hoja pero... fijándose sobre todo en los dibujos, colores y tipo de letra que ofrece. ¿Los contenidos, los objetivos, los roles, los valores...? UFFF, eso es mucho trabajo!!! ¡¡Hay que pensar mucho!!! Y ya lo han pensado otras personas que están más cualificadas, dicen. Y... donde la PDI se convierte, en muchos casos, en una ampliación XXL de la ficha que vayan a hacer.¡¡Que pena de inversión!!
He oído rumores de que hay un pacto entre todas las editoriales y la Junta para que no se regale nada. De hecho el otro día estuvo allí un comercial de una editorial y lo comunicó. ¿Qué se sabe de esto?
Lo que está claro o al menos cada vez yo lo tengo más claro, es que los argumentos sólo sirven para las personas que quieren escucharlos. Pero a pesar de ello hay que darlos y expresarlos, aunque no nos escuchen o se justifiquen. A pesar de todo, en la siguiente reunión de ciclo donde se vayan a seleccionar libros de texto (que yo no utilizo ahora, pero que utilicé, siempre a mi manera) lo plantearé otra vez, aunque ya preveo algunas reacciones. Je, je, je.
Si no se da vidilla!! esas reuniones serían un muermo.

Carmen

Anónimo dijo...

"Lo del análisis hoja por hoja que comentas no seré yo quien lo ponga en duda pero si ese análisis se hace de forma exhaustiva no conozco yo aún el libro de texto que pasase el filtro de la ley de igualdad, por poner un ejemplo"
"que por supuesto han mirado hoja por hoja pero... fijándose sobre todo en los dibujos, colores y tipo de letra que ofrece. ¿Los contenidos, los objetivos, los roles, los valores...? UFFF, eso es mucho trabajo!!! ¡¡Hay que pensar mucho!!!"
....El libro de texto, creo yo, debe ser un material de apoyo y consulta. Hay alguno que cumpla con todos los condicionantes que un buen profesional puede pedir?..... Seguramente no, pero tampoco yo encuentro un coche que cumpla con todos mis requisitos, (que contamine poco, que gaste poca energía, que su precio sea barato, que tenga seis plazas,.....), y tengo un coche.
Ah!... conozco profesionales que trabajan mucho y piensan bastante cuando tienen que elegir libros de texto, y para su labor docente, .........aunque también se equivocan.
Supongo que coincidimos en esto

Anónimo dijo...

Revisando libros de texto de 3º y 4º para llevar mi opinión y contrastarla con las de mis compañer@s en la próxima reunión de ciclo.
Ah! ..No sólo paso las páginas y veo las imágenes.

CARMENCA dijo...

uerido anónimo o (querida anónima) creo que es interesante esa revisión, sobre todo, si además de ayudarnos a que la elección sea la mejor posible nos lleva a posteriori a suplir las carencias con otros materiales y/o trabajos que complementen aquello que falta.
También es muy interesante y te propongo la experiencia analizarlos con las niñas y niños a ver que piensan.
También te dejo dos enlaces que me parecen interesantes:
Cm evaluar los materiales
http://www.ub.edu/ntae/articles/santos.PDF
Los libros de texto en primaria ¿motor del cambio o freno a la innovación?
esc3-12.pangea.org/Documents/TE23_JCantarero.rtf

Juan G. Silver dijo...

Los libros de texto nos encadenan a los dictados del mercado publicitario de las editoriales. Habría que exigirles más adaptaciones hacia el devenir de la presente centuria.

Mila Solà Marqués dijo...

Te paso testigo de este pequeño-gran premio otorgado entre bloguer@s y esperamos que os haga tanta ilusión como nos ha hecho a nosotr@s.

Ecoprofesora dijo...

El profesorado que impartimos clase en materias que tienen selectividad sabemos -desde siempre- que ningún libro de texto se adapta al temario o currículo oficial.
Libro de texto ¿sí? ¿no?
Este Curso escolar imparto las Ciencias de la Tierra y Medioambientales de 2º de Bachillerato con unos apuntes elaborados por profesorado, siguiendo el guión del temario oficial, con blog de clase y con materiales curriculares de la red de libre uso y distribución.