sábado, junio 27, 2015

Es lo que tiene...

Es lo que tiene ser maestra, que a poco que lo intentes vives rodeada de seres que te quieren.
Ya se fueron de vacaciones y nos dejaron el calor y el papeleo ese absurdo de informes, evaluaciones, memorias...
Y entre el intento de recuperación de un cierto orden del aula, la revisión de papeles y el poner los cajones y las paredes en barbecho para comenzar de nuevo en septiembre, me encuentro una carpeta a la que le puse de nombre "dibus"y que me despierta una sonrisa y me lleva de la mano de la memoria, de la de verdad, de la que importa...
¡Cuanto han crecido! ¡Cómo han cambiado desde que empezaron primero hasta ahora! pero siguen con las mismas ganas de jugar, de reir, de imaginar...
"Dibus" es la carpeta de esos folios tipo cartita que te acercan al llegar al cole, donde dice "te quiero seño" o esos dibujos rápidos con corazones que te regalan, o esas cuatro palabras con muchas faltas y aún más corazón.
A veces son papeles un poco arrugados y dibujos sin acabar, pero son tan especiales...
Los hay de todo tipo, pero me gustan especialmente los que me dibujan a mi, unos en papel y otros los fotografié de la pizarra:


 








Pero también son entrañables las "notas" con corazoncitos:





O los cómic donde ya te apuntan el orden para leer y tú eres la protagonista con el disfraz de Mafalda:




Algunos son dibujos sin colorear, que eso del coloreo a veces no les gusta mucho:








Otras son auténticas obras de ingeniería:




Algunas le dedican más tiempo y escriben cuentos superchulos donde yo soy la protagonista.

En grande:



O en pequeño:





Y como no, la papiroflexia no podía faltar en mi repertorio:




Porque la papiroflexia ha formado parte de nuestro curso, casi entre bambalinas, gracias a un libro de papiroflexia para adultos que yo introduje en la biblioteca de aula y que ha sido una joya perseguida para el préstamo por algunos amantes de este arte y que nos "obligó" a hacer un rincón para dar cabida a esta necesidad de construir con las manos y el papel.


Hay muchos, y todos son un regalo, como cada una de ellas y cada uno de ellos.


Pero ya de vacaciones me los siguen enviando en formatos mucho más sofisticados:








Son geniales y hacen que mi trabajo sea cada día algo entrañable, divertido y maravilloso.




sábado, junio 06, 2015

Música, por favor!!!!!!!!!






El viernes tuvimos en el cole, una visita estupenda, vinieron a presentarnos la escuela de música de Huércal de Almería y lo hicieron con la presentación de algunos de los instrumentos que pueden aprender a tocar y una pequeña pieza musical interpretada por cada uno de ellos.
Mientras escuchaba cada una de los fragmentos, no podía dejar de mirar las caras de los niños y las niñas.
Era un lujo ver sus sonrisas mientras escuchábamos cada una de las composiciones, contemplar la ilusión en sus ojos y sentir la magia de la música en sus cuerpos.
Mi primer pensamiento fue que la música amansa a las fieras y tras ese primer pensamiento otro algo más triste ¡¡¡Cuantas cosas nos faltan en la escuela!!!
Me dio pena pensar que esos cuerpos y esas mentes totalmente contagiados por la música el curso que viene solamente podrán disfrutar 45 minutos a la semana de ese aprendizaje, y eso, con suerte, porque habrá centros que podrán decidir que la música quede fuera del programa escolar.
La música y el arte en general tienen un poder asombroso sobre los niños y las niñas y son una fuente de aprendizajes muy importantes para la vida de las personas y sin embargo apenas tienen cabida en nuestras escuelas.
Estamos tan preocupados, tan obsesionados con "los rendimientos" que se nos olvida que los rendimientos en la vida de una persona van más allá del lenguaje y las matemáticas, a pesar de lo importantes que nos parecen.
Me acordé de M. E., una alumna que yo tuve hace muchos años, cuyos padres habían venido de Senegal y que con 8 años decía que escribir poesía le ayudaba a no sentirse sola cuando estaba triste.
También de M. que le costó mucho aprender a leer y escribir, pero que era genial representando teatro y era capaz de aprender cualquier papel por difícil que fuese y después representarlo como si hubiese estado estudiando arte dramático.
Ambas en años diferentes eran lideresas en las clases, a pesar de que tal vez sus niveles en lengua y matemáticas no eran los más brillantes.
Pero nuestro sistema educativo no solo no valora ni premia eso, sino que tampoco le da salida, de modo, que los hijos o hijas de las familias que no pueden pagarse unas clases extra se ven condenados a esconder en un recóndito rincón de su existencia todas esas capacidades.
Hablamos cada vez más de inteligencias múltiples, de 8 competencias, de atender a la individualidad, pero después solo valoramos las "instrumentales".
Me encantó imaginar un cole donde al entrar cada mañana en el horario apareciera; clase de teatro, clase de música, clase de  pintura, clase de escultura, clase de cocina, clase de costura, laboratorio, huerto,..
¿Os imagináis? sería genial y mucho más divertido ir al colegio y además necesitaríamos usar una cantidad tremenda de matemáticas y necesitaríamos escribir y leer y exponer y hablar...
Pero parece poco serio...
En cambio, a nuestros politicuchos solo se les ocurre llenar nuestro curriculum de indicadores de la competencia, criterios de evaluación, estándares de aprendizaje; inventar itinerarios para los que no saben, reválidas para filtrarlos.
No gastan un duro en instrumentos musicales, ni en grandes salones de actos, ni en microscopios, disfraces, pinturas y zonas de huerto en los coles..., pero no les importa gastarlos en evaluaciones continuadas a los centros para decirles al profesorado lo mal que lo hace sin aportar después ni recursos, ni formación "de la buena".
Disfruté mucho de ese momento mágico y al final junto con los aplausos me salió una plegaria:
¡¡¡¡¡¡¡Música, por favor, que nuestros políticos necesitan música, en vena y de forma urgente.!!!!!!!

jueves, junio 04, 2015

Lola

Antoine Josse


Hoy ha sido un día muy especial. Se ha jubilado mi amiga Lola. Lola es una de las mejores brujas que conozco.


A Lola la conocí en el CEP de Almería en mis años de asesora, ella entró un poco después que yo, pero en muy poco tiempo se convirtió en una persona importante en mi vida. Es imposible convivir con ella y no quererla.
Lola es divertida, muy divertida. Con ella es imposible estar triste.
Tiene un dominio de la ironía tan excelente, que incluso las cosas mas duras puede transformarlas en una carcajada.
Si me pidieran que le pusiera rostro al trabajo y al buen hacer, sin duda buscaría una foto de ella.
Me ha emocionado mucho escucharla hacer una breve mirada al pasado y darme cuenta que la educación pierde a una MAESTRA de la escuela y de la vida, a una mujer generosa, tenaz, enérgica, optimista y luchadora.
Hoy entre brindis, risas y buen humor, su fiesta de jubilación nos ha servido para sentir de nuevo que fuimos un equipo ¡¡¡un gran equipo!!! Trabajar en equipo no es fácil, pero en aquella época lo conseguimos. 
Y es que es tan reconfortante hacer un trabajo duro, sabiendo que quienes son más fuertes tiran de tu lado de la cuerda!!!!!!!!!!!!!!
Lola se jubila, pero seguro que va a estar ligada a nosotras de alguna manera, porque cuando esto de la educación realmente lo consideras importante, es imposible marcharse del todo.










martes, mayo 05, 2015

Un examen específico para estudiar Magisterio


Acabo de ver en Facebook la noticia de que la Comunidad de Madrid hará un examen específico para poder entrar a estudiar magisterio y el debate me daba para mas de un cuadradito de esos que si pones punto y aparte saltan sin que acabes.
Este tipo de noticias ya no sé si me causan risa por lo absurdas o por la impotencia de comprobar día a día que quienes nos gobiernan tienen las neuronas de vacaciones permanentes, por no ser grosera.
Lo primero que pienso es que probablemente yo no aprobaría el examen, pero después me doy cuenta que hay un enlace que te invita a comprobar si podrías entrar o no, a estudiar magisterio y lo compruebo. ¡¡¡¡entraría, aunque no con nota, todo hay que decirlo!!!!!!!!! tengo que decir en mi defensa que lo he rellenado corriendo.
Y ahora sí que me cabreo hasta el grado de respirar hondo para enterrar los insultos en los jugos gástricos y poder seguir pareciendo una persona educada.
¿De verdad alguien piensa que eso acredita para poder estudiar magisterio?
Desde luego coincido con Daniel Sánchez  en la pregunta ¿cultura, qué cultura? ¿no andábamos a vueltas con las competencias? Un alumnado que tiene acabado y aprobado BACHILLER ¿hay que hacerle un examen de "cultura" de 4º de ESO? ¿Y si ese día está de los nervios?
Creo que a quienes tienen esas ideas sí que habría que hacerles un examen de neuronas o directamente enviarles a …, pues eso, que no se a qué, ni a dónde porque donde anduvieran serían unos inútiles.
Personalmente creo que cualquier joven de 18 años que ha cursado bachillerato está capacitado para estudiar magisterio y cualquier otra carrera, otra cosa es que las universidades no den para tanto y haya que hacer una selección y eso podría ser también una lotería y valdría igualmente.
Estudiar magisterio es una cosa y ser docente otra muy distinta.
Pero estudiar medicina y ser médico también son cosas muy distintas.
Queremos los mejores para la docencia ¡¡¡¡¡Empecemos a prepararlos de la mejor manera!!!!!!!
Primero un contacto total con las aulas desde el principio, pero no en cualquier aula y con seguimiento de quienes los tutorizan, no puede ser que yo tenga alumnado en prácticas y no conozca quien es su tutor o tutora de la universidad, lo que les ha pedido y que esa persona no tenga en todo el proceso más noticias mías que una hojita de evaluación final.
Después una formación pedagógica de calidad con la posibilidad de vivir en sus propias aulas los modelos de enseñanza-aprendizaje que la teoría les dice que deben aplicar en los centros, pero para eso necesitamos profesorado universitario que quiera y sepa generar esos procesos en sus clases.
Yo quiero una formación inicial exigente, lo que nos obligaría a ir más atrás y plantearnos cómo elegir un profesorado para las universidades de magisterio realmente cualificado y al que se le exija unos mínimos de calidad en la docencia universitaria.
Yo no permitiría el acceso a la universidad a nadie que no esté dispuesto a conocer de verdad y en contacto real con las aulas lo que pasa en un centro de infantil o primaria y veo poco profesorado universitario acercándose a conocer la realidad del magisterio.
Meterse en un aula con 25 criaturas de 3 años o de 10, no es fácil y nadie puede enseñar cómo “enseñar” si no está en contacto de alguna manera con esa realidad. ¿Puede enseñar a conducir alguien que no ha conducido nunca?
No es empresa fácil elegir a las mejores personas para educar a nuestras criaturas, pero las mejores no son las que mejores notas sacan.
Las mejores deben tener una enorme dosis de paciencia, saber escuchar y tomarse en serio lo que las niñas y niños dicen, quererlos, respetarlos, aún cuando ellos no lo hagan. Dejarles equivocarse y tener la tranquilidad de analizar con ellos sus errores.
Saber compartir con sus familias lo bueno y lo malo, tener cierta flexibilidad en el horario, tener buen humor y disposición a cantar, bailar, hacer teatro, cultivar un huerto o llorar con emoción, cuando sea necesario.
Estar dispuestas a aprender siempre, con el alumnado y también con otras personas adultas.
Creer en la democracia y ejercerla en el aula, dar explicaciones, organizar grupos, atender a varias cosas a la vez a veces y abstraerse otras para atender solo lo importante.
Ejercer el magisterio es tarea harto complicada, preparar para ella tanto más.
Por eso es tan indignante que alguien piense que se puede reducir a conocer si el agua mineral es o no es una sustancia pura que dan ganas de llorar.
Simplista hasta la ofensa, estúpido hasta el desprecio, insensato hasta el insulto, necio, disparatado, irreflexivo, negligente...
Pues eso.




domingo, abril 19, 2015

"Es moderno ser clásico"


Es fantástico que llegue el fin de semana y poder disfrutar de levantarse sin despertador, vagar por casa en pijama y que te te duela la espalda, pero del sofá.
En realidad esos fines de semana son tan irreales que precisamente por eso son maravillosos.
Luego están esos otros que están llenos de cosas tan interesantes que incluso consiguen que merezca la pena no pasear el pijama todo el día.
Este fin de semana ha sido uno de los segundos, pero fatalmente a demasiada gente se le ha ocurrido que coincidan actividades excepcionales por lo que no me he podido permitir el lujo de disfrutar de todas.
Por un lado #EABE15 un encuentro al que he ido todos los años desde que comenzó, y que he tenido que abandonar en esta edición, aunque he tenido dos buenas embajadoras @sofiadeza y @Anisyu que se que me van a contar de primera mano y a borbotones las ideas, los proyectos, las ilusiones y las emociones que han vivido junto a gente que es feliz en la educación.
Porque si me pidiesen que definiera con una palabra el tipo de educación que define a EABE yo utilizaría esa palabra “Educación Feliz” y no solo pensando en el alumnado, no, sino algo mejor “Educación Feliz” pensando en el profesorado que acude cada año con el estandarte del ánimo, la alegría y el optimismo.
#EABE aporta contacto con amigos cercanos en las redes y las ideas, pero lejanos en el espacio, a los que una vez al año puedes abrazar de verdad, con la ilusión de desvirtualizar a esas otras personas a las que admiras o las que sigues y de las que aprendes.


También estos días, tenía lugar en Madrid un encuentro interesante e imprescindible “Encuentro social yde debate: “Por otra política educativa”, un movimiento que pretende realizar una propuesta educativa que suponga una alternativa a la LOMCE y a todo el movimiento actual que está degradando y machacando a la escuela pública.
“Por otra política educativa” es un movimiento interesante que surge desde un grupo de personas expertas del mundo educativo, comprometidas con la Educación Pública y comprometidas con la idea de que desde abajo se pueden cambiar las cosas.
También aquí he tenido la suerte de tener una relatora de lujo, mi hija Rocío, que viene entusiasmada de la fuerza de las ideas, de las grandes ideas. 
Me ha emocionado escuchar su relato del encuentro, su emoción de conocer personas que son referentes para quienes creemos que la ciencia educativa realmente es la pedagogía y que nuestros laboratorios son las aulas y los centros, pero quienes estamos inmersos en la práctica educativa, necesitamos también de personas que nos ayuden a ver y analizar lo que hacemos, la teoría que subyace en nuestro día a día y como avanzar en la mejora.


Pero yo tenía un compromiso muy especial, las jornadas “Es moderno se clásico” a las que no podía faltar porque las he visto gestarse desde el inicio y porque sabía que iba a merecer la pena tanto como cualquiera de las otras dos propuestas. Desde luego no me he equivocado.
Y es que desde hace mucho tiempo tengo claro que cualquier propuesta que venga de la mano de Marisa Zapata y Mª Jesús Escarabajal, es una propuesta a la que merece enormemente la pena decir que si. Ellas son el alma de  la Asociación ALIN, yo diría que ellas son ALIN y a pesar del trabajo y las dificultades son incansables.
Estas jornadas forman parte de la celebración de la XXXII edición de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro, con las que se pretende divulgar el teatro y a cultura de los siglos XVI y XVII y durante las que todos los años junto con los CEPs de la provincia se organizan unas jornadas de formación del profesorado en torno al teatro y a la literatura del Siglo de Oro.
Este año se le pidió a ALIN que se encargaran de organizar las jornadas y, como no podía ser de otra manera, nos han ofrecido un día de lujo con reflexiones y experiencias que han ido más allá de lo escolar.
Han sido cuatro conferencias diversas, complementarias y motivadoras al máximo, con emociones en todas e incluso con dosis de controversia que nos lleva a remirar los objetivos con los que abordamos las cosas.

Empezamos la mañana recogiendo la carpeta, pasando por la firma y abrazando a personas conocidas a las que hacía tiempo que no veía.

La primera conferencia con Rosa Navarro, yo la conocía por sus Clásicos escolares, pero no había tenido la suerte de escucharla nunca, por eso, no imaginaba que sería una charla de reir y llorar, que estaba ante una mujer capaz de emocionar con la palabra. Eso es algo mágico, así que si tenéis la ocasión de escucharla alguna vez, no dejéis de hacerlo.
Os dejo un párrafo escrito por ella que resume muy bien su sentir, su deseo de llegar a todos.

“Suelo contarles a los niños mis sueños: cómo en ellos se me aparecen los grandes escritores, me dicen que están muy tristes porque los pequeños no pueden leer sus obras y me ruegan que se las cuente. Y yo les doy ese gusto, y me lo doy a mí: cada niño que lee un clásico con placer, por diversión, es una pequeña victoria de mis sueños. Sólo así el Cid, Tirante y Carmesina, Lazarillo, don Quijote y Sancho, Ulises, Preciosa… dejarán de ser sólo nombres y serán auténticos personajes. Viviéndolos, les darán vida los niños, los adolescentes: el futuro de nuestro país. Los cuadros, si no se miran, no son más que lienzos; los libros, si no se leen, no son más que un montón de páginas. Las imágenes, los colores de los cuadros cobran vida con la mirada; las palabras, las historias de los libros, con la lectura.”


Después Fernando Lalana nos acercó al teatro y a lo que puede conseguir con algunos chavales cuando se les da la oportunidad de disfrazase y meterse en la piel de un personaje.
Fernando nos contó anécdotas divertidas en las que los clásicos se habían convertido en auténticas herramientas para ligar.
También habló de esos profesores que consiguen llegar al alma de las chicas y los chicos e inocular en ellos el amor por la literatura.
Todo eso aderezado con el regalo de su voz recitando algunos textos y es su voz, como algunas otras privilegiadas, tienen un don especial para llegar adentro.


La tarde comenzó a las cuatro con Toni Solano, mala hora para una conferencia, salvo que seas un mago de la educación e hipnotices al público con la varita del trabajo bien hecho.
Con él pudimos ver que el alumnado de secundaria si quiere trabajar y trabajar duro, pero que tienen que verle un sentido a su tarea y que cuando lo hacen la nota es lo que menos le importa.
Gurú fácil de encontrar en las redes, desprendido con su trabajo y un ameno conferenciante. Ha sido genial poder conocerlo en vivo y en directo, porque yo ya hacía tiempo que lo seguía en twitter y en su blog “Re(paso) delengua” y que sus trabajos me parecían un referente del que aprender siempre.



Para acabar, Pepe Cañas, nuestro Pepe Cañas, el maestro al que tienes que acudir sin falta si quieres que el teatro en la escuela sea algo más.
Escuchar a José CañasTorregrosa es respirar una escuela donde caben todos, una escuela transformadora, una escuela de las emociones.
Pepe se nos ha jubilado, pero sabemos que está ahí y él mismo nos abrió la puerta de su casa para que lo abordemos siempre que lo necesitemos.
Acaba de escribir un libro "Un taller de teatro" en el que nos plantea algunos de los pasos que el ha seguido camino del teatro.
Después, el teatro de verdad en el Auditorio Maestro Padilla precedido de un ratito de charla en torno a una cerveza y unas tapas, en el que echamos de menos a algunas personas, recordamos el #EABE15 y nos enteramos que Toni Solano es casi almeriense.
Todo un maravilloso día en el que aunque cansada, volví a mi casa, contenta, muy contenta.




domingo, marzo 15, 2015

II Jornadas de escuela Moderna



Más de 200 personas un viernes por la tarde y un sábado y la mañana del domingo en una actividad formativa que está organizada por un grupo de personas de forma voluntaria, con el único propósito de gritar con fuerza que "otra escuela es posible".
No voy a nombrar a nadie porque no quiero dejarme a ninguno ni a ninguna en el tintero, pero si os asomáis por su página de facebook podéis encontrar ese grupo de incansables que se obstinan en que el mensaje llegue cada vez más lejos y a más personas.
Durante estos días se han podido ver docentes, familias y alumnado incluso paseando por los espacios del Instituto Al-Andalus en busca de experiencias, ideas, modos de hacer en el aula y en la escuela que conviertan nuestros centros en lugares más democráticos, más divertidos, más llenos de aprendizaje del que de verdad sirve para la vida.
Comenzaron con una apertura interesante, el ponente Paco Olvera (inspector por descuido) en lugar de una conferencia nos regló un vídeo entrañable, el vídeo de un reencuentro, y del recuerdo de una escuela de hace muchos años y a la que aún no hemos llegado.
Un documental con padres, madres, abuelas y abuelos pedagogos sin haber pasado por la universidad, pero con el doctorado de haber sido alumnas y alumnos de una escuela diferente.



También Miguel Vera , Presidente de Fapace nos contó la escuela que quieren las familias y que no es ni más ni menos que una escuela abierta, que permita que la vida entre y donde toda la comunidad aporte su esfuerzo para crear personas libres y felices.
Después grupos de debate a modo de tertulias dialógicas donde debatir, comentar contrastar a través de un documento de apoyo que podéis encontrar en el blog de las jornadas.
Había un enorme grupo de talleres: planes de trabajo, huerto escolar, tertulias dialógicas, asambleas, fractales matemáticos,...
He tenido el honor de que contaran conmigo para uno de estos talleres, el de "Escritura Colaborativa"
Lo empezamos con una dinámica a través de la fotografía para evaluar el taller: nada más entrar cada asistente debía coger una de las muchas fotos que había sobre las mesas que pudiese representar las expectativas que tenían respecto al taller y explicar por escrito porque habían elegido esa foto. Al acabar volvimos a hacer lo mismo pero debían buscar otra foto qu representase en este caso el modo en que se habían cumplido o no sus expectativas y volver a explicar el porqué de la selección de la foto.
Os dejo algunas de los pensamientoss que me han ido dejando:
"En infantil se pueden aprender más cosa de las que pensamos"
"El camino es largo, tal y como son los aprendizajes y en el camino no vamos solos"
"Una escuela diferente es real y posible"
"El proceso de escritura, mucho mejor en compañía"
"Menos transmitir nosotros y más diseñar actividades para que descubran"
Me encanta esta actividad porque los textos tanto del inicio como del final están llenos de reflexiones relacionadas con la enseñanza y el aprendizaje de la escritura, pero también de sensaciones y sentimientos que como docentes nos acompañan siempre y que se pasean entre la esperanza, la ilusión y el miedo.
En mi taller intenté que "vivieran" todo el proceso de la escritura de un texto, enfrentándoles a la escritura de un cuento, un poema, una biografía, una receta, un texto científico, (a mil revoluciones por minuto jejeje) pero nos sirvió para reflexionar sobre esas diferentes etapas:
.- La importancia de los modelos, de los mejores modelos.
.- Como la profundidad de nuestro conocimiento tanto del tipo de texto como del contenido sobre el que vamos a escribir, determina la calidad de la escritura.
.- Por lo tanto, de la necesidad de planificar actividades, que lleven al alumnado a descubrir las características de los diferentes tipos de textos.
.- La importancia de acompañar y modelar las actividades de búsqueda, selección y procesamiento de la información en los textos expositivos y la gran repercusión que estos aprendizajes tienen para el éxito escolar.
.- Los procesos de mejora de los textos. Fue divertido e interesante enfrentarnos como adultos a la mejora de los textos de otros grupos,sobre todo, por que nos llevó a la reflexión sobre el modo en que abordamos como docentes las correcciones de las escrituras de nuestro alumnado.
.- También la importancia de que todo este proceso sirva en definitiva para que fabriquemos textos reales, para un público real.
Tuve un "alumnado" fantástico y la hora y media de cada taller se nos pasó volando, para quienes no conocían este modo de abordar la enseñanza del lenguaje mucho camino por recorrer, para quienes ya sabían de que va el asunto, también mucho camino por recorrer, porque en definitiva ser maestra o maestro significa estar aprendiendo siempre.
Por la tarde del sábado las jornadas se llenaron de buenas prácticas, docentes contando experiencias interesantes de aprendizaje colaborativo, de inclusión, de participación de las familias...
Y también espacio para lo lúdico, que tanto esfuerzo, bien merece una recompensa.
Me encanto abrazar a un montón de gente que hacía tiempo que no veía y es que estas jornadas podrían llevar a modo de subtítulo "Abrazos gratis".





miércoles, diciembre 31, 2014

Nunca dejé de escribir





Solo diez entradas en 2014, no salgo ni a una por mes. Me da penilla tenerte tan abandonado, sobre todo porque fue gracias a tí que yo me atreví a escribir en público. ¡y me gusta!
Al principio no sabía que contar, ¡¡tardé tres años en coger carrerilla!! y es que me costaba mucho pensar que otros podían leerme. 2010 fue la "repera", 98 entradas.
He perdido el miedo a escribir y he descubierto que es mi asignatura pendiente.
¿Sabes? mientras conducía o limpiaba, o estaba en la cama a duermevela he escrito muchas cosas para tí que luego no he tenido tiempo de contarte.
Pero no he dejado de pasar por aquí porque no escriba, sino porque ahora he encontrado muchos otros lugares donde hacerlo.
Abrir mi primer blog de aula "Estrellas de Primero" fue toda una experiencia fantástica al volver al cole después de ocho años de asesoría en el CEP donde ya también había encontrado un huequillo interesante con otras personas para compartir experiencias interesantes "Aprender hablando", que se ha convertido en uno de mis lugares de escritura más entrañables.
Este año, mi nuevo blog de aula "Gnomitas y Gnomitos" tiene doble de encanto, ya que me permite abrir la puerta de mi aula y también que en algunas de las entradas ya me va ayudando mi zagalería.
Pero también han ido apareciendo otros lugares.
Me topé con "Palabras azules" y me pareció un proyecto apasionante, allí he dejado algunas de mis publicaciones sobre la escritura. Sobre todo, es un baúl cargado de ideas originales al que siempre puedo recurrir.
En marzo, me encantó participar en el blog "Escuelas en red" con la experiencia de mi primer huerto escolar, aunque después de enviársela, me pareció genial como Rodrigo J. García le dio forma y la contó en el blog, un lugar fantástico que desde que lo conocí, es para mi un referente para acercarme a experiencias impresionantes que publicitadas en un medio de comunicación importante, muestran una escuela maravillosa, con fuerza, innovadora, que emociona...
Más adelante por culpa de mi amigo Jose Luis Castillo, me vi envuelta en una aventura que me resultó apasionante, Jose Manuel Martos me pidió que contara mi historia de aprendizaje en su blog "Voces de aprendizaje", así "Maestra de a poquito" se convirtió en todo un ejercicio de memoria y un saborear la escritura, volviendo a lugares casi perdidos en mi memoria. ¡Cuanto disfruté revisando fotos!
También por culpa de otro amigo y maestro, Fernando Trujillo, me vi envuelta en otra crónica en el blog "EvaluAcción", después de vivir una última aventurilla evaluativa con mis criaturillas: hacer de forma conjunta una rúbrica para evaluar los rincones de trabajo.
También esta Navidad he estado inmersa en otro relato para la Revista Aula sobre Competencia Lingüística que acabo de mandar hace un par de días.
Ya ves que aún pasando poco por aquí no he abandonado el vicio de narrar, y como propósito de año nuevo ya ando pensando contarte algunas de mis historias.





martes, diciembre 02, 2014

“Escribir a mano es del siglo pasado”



“Escribir a mano es del siglo pasado”. Este es el título de un artículo que encontré en facebook y que podéis leer completo en el blog de Enrique Dans.
El autor del artículo comenta la decisión de Finlandia de sustituir el aprendizaje de la escritura a mano por la escritura con teclado.
Todos los cambios generan polémica y si invaden el terreno de la educación mucho más. En educación mejor ser conservadores que andar haciendo la revolución, por lo que pueda pasar.
De hecho el sistema educativo está montado para enseñemos a nuestras “crías” a vivir en nuestra sociedad.
Atreverse a inventar o imaginar otra sociedad posible y educar pensando en un futuro diferente siempre entraña un gran riesgo para quien se atreve.
Aparecen en seguida las premoniciones de grandes catástrofes, de futuras decadencias, de derrumbe de los cimientos de nuestra sociedad.
Pero la realidad de la historia nos enseña que el mundo avanza y no estamos en las cavernas gracias a “las grandes locuras” a mentes excéntricas y geniales que en su momento se atrevieron a soñar y a crear instrumentos o ideas novedosas, futuristas, rompedoras.
Leer y escribir desde el principio de nuestra historia han sido herramientas que han dado acceso al poder.
“El siglo pasado” como titula el artículo nos llevó a conseguir alfabetizar (en el primer mundo) a un porcentaje elevado de la población que hoy no tiene problemas de acceso al código escrito.
Pero mientras nosotros hemos enseñado el utillaje, el oficio se nos complejizado de tal manera que los aperos con los que comenzamos nuestro aprendizaje ya no nos sirven para completar la labor, a menos que no queramos ir más allá.
Pero no ir más allá vuelve a significar depender de quienes saben usar las nuevas herramientas que se convierten en los nuevos poderes establecidos.
La escuela tiene poco tiempo para enseñar todo lo que demanda la sociedad actual, por eso debe pensar muy seriamente que es lo importante y que lo anécdótico, que es lo que va a acercar al alumnado a “poder estar” y ser parte “poderosa” de la sociedad y que le va a condenar a ser parte de la sociedad dependiente y tiranizada.
¿Y todo esto que tiene que ver con aprender o no a escribir a mano?
El aprendizaje del trazo se realiza en edades muy tempranas en las que escribir una letra supone un enorme esfuerzo de control mécanico de la mano, en muchos centros se pasan cuatro años de la vida de una criatura aprendiendo el trazo de las letras y apenas la escritura de unas palabras o frases pequeñas. Los años, además en que se sabe que la mente humana tiene más capacidad de aprendizaje.
Cuatro años para una actividad que apenas ya nadie realiza fuera de la institución escolar.
Yo creo que ha llegado el momento de plantearse seriamente la oportunidad o no de esas prácticas.
La escritura con ordenador nos permite muchas cosas que el papel no nos permite a la hora de escribir.
Desde eliminar la dificultad del trazado hasta la gran oportunidad de mejora de textos sin repeticiones tediosas.
Aprender el código con el teclado facilita el aprendizaje de la escritura y ganaríamos tiempo para otras cosas. Aprender el trazado de las letras, si queremos podría incluso ser posterior al aprendizaje de la escritura, ¿porqué no?
De cualquier manera, el aprendizaje de la escritura va incluso más allá del aprendizaje de la mecanografía y centrar los primeros aprendizajes solo en la herramienta, sea lápiz o teclado, es un error tremendo. Los primeros aprendizajes deben centrarse en el aprendizaje de la escritura de textos reales con usos reales. 
Ahora mismo parece impensable en nuestras escuelas esa propuesta, no porque no sea la mejor para nuestras criaturas, sino porque el profesorado que las puebla no tenemos capacidad para emprender esa marcha y la administración que nos paga no tiene la valentía de destinar los recursos necesarios.
Pero está claro, que la alfabetización del siglo XXI pasa por una nueva alfabetización, más allá del trazado de las letras y que las pequeñajas y pequeñajos a quienes se dejan estas herramientas parecen tener una capacidad innata de aprendizaje más allá de la que tenemos los adultos .

“La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original” (Albert Einstein)

sábado, noviembre 22, 2014

Se le hace una caja de pobres


La escuela está llena de anécdotas, la mayoría de ellas las acabamos olvidando y otras las mantenemos siempre ahí, como recuerdo imborrable de que educar tiene su punto divertido.
Pero sobre todo las anécdotas que suceden en nuestras aulas, muchas veces, son auténticos tratados de pedagogía si sabemos mirar más allá de lo divertido.
La última que os puedo contar en mi clase sucedió el día 20 de noviembre Día Internacional de los Derechos de la Infancia.
En mi cole propusimos hacer una especie de puzzle con cajas. A Cada clase se le asignó un Derecho y se le pidió que decorasen la clase con algo alusivo a ese Derecho: palabras, fotos, dibujos…
Con todas esas cajas íbamos a construir el “castillo de los Derechos de la Infancia”.
En mi clase nos correspondía el Derecho a la protección de la Infancia y realizamos otras actividades que podéis ver en nuestro blog de aula, una de ellas fue escribir en parejas como contar a nuestras familias en el blog que era el 20 de noviembre.
De pronto me encuentro con que una pareja ha escrito:
“Hoy vamos a contaros los derechos de los niños y niñas. Hay niños que no pueden ir al colegio porque tienen que cazar en una selva, por eso, “SE LE HACE UNA CAJA DE POBRES”
No pude aguantar la risa.
Les expliqué que la caja que acabábamos de forrar no les servía de nada a los niños que tenían que trabajar para ayudar a sus familias y que era solo como un juego para celebrar un día en el que celebramos que esos derechos existen.

Creo que la reflexión sobre lo que queremos conseguir con nuestras propuestas y lo que realmente conseguimos debería de ser mucho más profunda.


martes, octubre 28, 2014

Borradores




Revisando el historial del blog he visto que no tengo ninguna etiqueta que ponga "borradores" y de repente me ha parecido imperdonable el olvido, que seguramente se deba, a que yo en este blog escribo mucho con la mente y no siempre tengo tiempo para teclearlo. Hoy por fin inauguro la etiqueta con una actividad sobre mejora de textos.
Es importante que vayamos desde el principio acostumbrando a nuestro alumnado a que cualquier texto tiene un proceso de mejora.
Poco a poco tenemos que ir haciéndole ver cuales son las mejoras que pueden hacerse y en que ámbitos del lenguaje tenemos que ir actuando.
Normalmente cuando son pequeños (y no tan pequeños) la corrección queda en nuestras manos y somos nosotros quienes "calificamos" subrayando o señalando en rojo “las faltas” que el texto tiene.
También suele suceder que cuando son pequeños les dejamos escribir tan poco y con tan poco sentido que realmente apenas hay nada que corregir más allá de la ortografía.
Sin embargo, y sin quitarle para nada a la ortografía la importancia que tiene, hay aspectos de la escritura que “apenas enseñamos a mejorar" y que después, casualmente nos quejamos mucho de su carencia en el alumnado.
Por eso es tan importante que los procesos de mejora de los textos no solo los haga la maestra o el maestro, sino que sea de manera conjunta unas veces y el alumnado solo o en parejas o en pequeño grupo en otras, ayudándose de pautas o guiones que les sirva para saber que queremos mejorar y en que vamos a centrar la mirada.
Son muchos los aspectos de mejora de un texto (cohesión, coherencia, adecuación del texto a la comunicación, presentación, aspectos gramaticales) por lo que en cada corrección es imposible abordarlos todos y debemos ir planteándonos en cada actividad de escritura cual nos interesa más abordar de forma que nuestras niñas y niños sean capaces de abordar cada vez más y mejor cada una de ellas.
Una de las últimas actividades en la que hemos puesto en práctica la mejora de borradores ha sido en torno a la escritura de problemas de matemáticas dentro de la secuencia didáctica sobre el precio de los materiales del colegio y sobre la que si queréis saber más, está ya contada en el blog de aula y la actividad concreta de escritura en el blog "Palabras azules" donde tengo la suerte de colaborar.
En esta ocasión la mejora que me interesaba abordar estaba relacionada con la coherencia del texto: pertinencia de la información y la estructura de la misma relacionándola con el tipo de texto.
Como anteriormente habíamos visto otros modelos de este tipo de estructura textual y además habíamos hecho en primer lugar una mejora colectiva de uno de los problemas, cuando yo les pido que en pareja mejoren uno de los que otros compañeros habían escrito, tenían clara cual era la consigna y en todos los casos menos en uno la mejora consigue que el escrito se adecue con bastante exactitud al tipo de texto que pretendíamos escribir.
Sin embargo, y aunque yo no les pido una mejora ortográfica esta también aparece en los nuevos escritos, aunque no es el objetivo y desde luego siguen quedando cosas por corregir, pero eso será en otra ocasión, que nos queda mucho camino por recorrer.
También estamos usando el diario de aula para aprender a mejorar nuestros textos. El último que corregimos aprovechamos para ampliar nuestro vocabulario de emociones y si el curso pasado siempre poníamos lo que más nos gustaba y lo que menos nos gustaba, estamos dando un paso más a la escritura de como nos sentimos.
Cada lunes en lugar de leerlos todos en voz alta que son muchos y se acaba haciendo lento y pesado, cada niña o niño lo lee en su grupo de cuatro, de modo que todos lo leen, el resto del grupo tiene la consigna de darle al menos un consejo para mejorar su texto: a veces le pido que sea sobre el contenido, otras veces si podría haber utilizado otras palabras que "sonaran mejor", si ha repetido expresiones,
Con la mejora de cuentos, nos hemos dado cuenta que al narrar repetíamos mucho la "y" y eso nos ha llevado a buscar otro tipo de conectores.
...

En definitiva, lo que queremos aprender es que casi nunca "escribimos al tirón" y que cualquier texto es siempre susceptible de mejora.
De este modo validamos cualquier escritura, pero siempre en proceso de mejora y aprendemos que todas y todos sabemos a escribir a nuestra manera y que sea cual sea esa manera siempre es y va a ser mejorable.