martes, diciembre 31, 2013

El final, siempre es un comienzo


En estos días he encontrado por la red un vídeo que resume en 60 segundos el año 2013. Poco tiempo para todo un año, más aún cuando la mayor parte del vídeo son imágenes terribles de muerte, de violencia, de destrucción natural..., claro que muy acorde con las noticias que los medios de comunicación nos trasladan como más importantes a diario, creando un estado de amargura y desesperanza que nos hace mucho más resignados en la idea de que es tanto lo malo que nada lo  puede cambiar.
También me llega una herramienta en Twitter que en un minivideo, en más o menos ese tiempo resume mi año 2013 en esta red social. pero en este caso, la visión es optimista: mis tres mejores fotos, mis tres seguidoras más asiduas, mi tweet "de oro" y alguno que otro que puedo añadir.
Porque en este mundo donde se han empeñado en que todo parezca terrible, existe un día a día en el que también pasan las mejores cosas en los más diversos entornos y en el que la película de Twitter es mucho más real aunque la otra se empeñe en derribar nuestro ánimo.
Y es que, día a día, hay millones de personas que se levantan a luchar desde el pequeño espacio de su vida por un mundo mejor.
Puede que en la foto del grupo mundo no salgan, pero en la de su casa, en la de su barrio, en la del grupo de las personas que las quieren si que están, y están en grande, como referente, como modelo, como ejemplo o como compañía de lujo para conseguir cambiar el mundo a mejor.
Así, aunque personajillos anodinos, decrépitos y peligrosos como nuestro Gollum Wert, que se empeñan en acabar de derribar esa escuela pública, aun débil y que tanto nos ha costado construir, parezcan los protagonistas principales de este año 2013, en realidad no lo son,  son muchas más las personas que realmente construyen esa escuela y que, legisle lo que legisle nuestro penoso gobierno van a seguir construyendo escuela.
Personas como Jurjo Torres y su juramento ANTI-LOMCE que nos animan a no parar aunque todo parezca imposible.
Miles y miles de maestras y maestros que día a día inventan, construyen, imaginan que otra escuela es posible personas como Mª José, Paqui, Loleta, Sofía, Ana, Mª Jesús, Marisa, Luis Alfonso, Encarna, Carmen P., Jose Luis, Auxi, Luis, Carmen G., Jacinto, David, Pepa, Juan, Cristina, Gloria... y tantas y tantos que no pararía de escribir en todo el año que viene.
Por todas ellas y todos ellos, porque estoy segura de que conseguirán lo que se proponen, porque su lucha es contra quienes se están cargando la escuela pública, pero sobre todo, su verdadera lucha está en los corazones de miles de niñas y niños que son nuestra esperanza de futuro, por esa personas quiero yo brindar al cierre de este año que termina y pedir para el que comienza que la vida las mantenga cerca de mí, como apoyo, como referente, como personas amigas.


domingo, noviembre 03, 2013

Entra y pásatelo de miedo


Ha finalizado nuestra primera actividad organizada por las familias y como era de esperar ha sido todo un éxito.
Queríamos celebrar "el día de los difuntos" recuperando esa actividad de nuestras abuelas y abuelos de contar cuentos de miedo, mezclándola con nuestro proyecto de lectura y bibliotecas.
De modo que les pedimos a nuestras familias que preparasen una historia de miedo y la leyesen en la clase. Los libros que les dimos fueron los que tenéis al final de la entrada.
Ha sido muy emocionante ver con que ilusión preparaban la decoración del aula y el entusiasmo que han puesto en que todo salga a la perfección.
Nuestra parte nos daba un poco de miedo porque era la primera vez en este cole que hacíamos una actividad en que las niñas y los niños de todas las clases se mezclaban, sobre todo por las pequeñinas y los pequeñines de tres años, que aún llevan poco tiempo.
Os cuento en que consistía la actividad:
  • Cada tutor o tutora eligió una historia de miedo y consiguió el libro para dárselo a las familias y que prepararan cómo leerlo en el aula, elegimos leer mejor que contar, porque queríamos que estuviese muy presente el libro y transmitir toda la magia de la lectura, a través de personas adultas que son buenos modelos lectores y que disfrutan con la lectura, en este caso sus madres y padres.











  • Cada clase elaboró un cartel para su cuento y dos tipos de entradas, unas para una primer pase el miércoles después del recreo y otras para la segunda sesión que sería el jueves después del recreo.
  • El martes a lo largo de la mañana las entradas "se pusieron a la venta"  las entradas y cada clase pasó para que cada niña y cada niño eligiera las dos sesiones a las que iba a asistir porque eran los cuentos que más creía que le iban a gustar. Las entradas hasta el día de la lectura las guardó las guardamos en clase para que no se perdieran
  • Por fin el miércoles fue el primer día de nuestros cuentos de miedo. Todos estábamos con muchos nervios y mucha emoción.
    • Las familias porque llevaban días preparando el cuento y la decoración de las clases y querían que todo saliera perfecto.
    • Las niñas y los niños querían escuchar los cuentos y sentían esa especie de atracción terrorífica y divertida que tienen las historias de miedo-
    • Nosotros porque eramos las personas encargadas de la organización de los grupos y teníamos un poco de miedo a que los más pequeñines o supieran organizarse muy bien para ir a otras aulas.
  • El jueves repetimos con la misma ilusión, pero ya sin casi nervios porque sabíamos que todo, todo iba a salir muy bien.
  • Después en la clase cada niña y cada niño compartió con el resto las historias que había escuchado, un buen momento para conocer los cuentos que no habíamos podido escuchar y para trabajar la exposición oral de nustras niñas y nuestros niños.
  • Y al final nos toca inventar y escribir nuestras propias historias de miedo para convertirnos nosotros también en escritoras y escritores.
En nuestro blog de aula "Gnomitas y Gnomitos" podéis ver las imágenes y el vídeo de nuestro cuento "a todos los monstruos les da miedo la oscuridad" y también en nuestro blog del colegio "CEIP ZonaLos Pinos"

domingo, octubre 27, 2013

Despierta escuela




DESPIERTA ESCUELA
Escuela cerrada, escuela dormida, escuela es el orden, escuela es la fila.
Escuela es fracaso, escuela es mentira, escuela es la soga que acaba con vidas.
Cotorras, loritos, aves parlanchinas, dicen de corrido lo de sus cartillas.
La escuela es la jaula, la pajarería, escuela es la soga que acaba con vidas.
Despierta escuela, despierta y mira,
matas ilusiones, matas alegría.
El tonto es el tonto porque no le incitan, y el listo es el listo porque participa.
Honores, diplomas, mención, palmaditas, olvidando a tantos que las necesitan.
Escuela es la paja sin una corrida, pregunta, respuesta, matan poesía.
Cesantes, suicidas, se impone la criba, escuela es la soga que acaba con vidas.
Despierta escuela, despierta y mira.
Despierta escuela, despierta y mira.
Enseñas la noche y ocultas el día.
Despierta escuela, despierta y mira.
Matas ilusiones, matas alegría.

Despierta escuela, despierta y mira.

martes, octubre 22, 2013

¿Dividimos con seis años?



Hace unos días nos surgió en el aula una de esas cosas que cuando pasan por tu lado no puedes resistirte a utilizar.
Acabamos nuestros rincones de trabajo y como siempre, hicimos una pequeña puesta en común para ver cómo había ido el trabajo y cómo podíamos mejorarlo.
Al llegar al rincón de los juegos, pregunté al grupo que cuántos puntos habían obtenido cada uno en las dos partidas del juego de la ronda que habían jugado.
Jose me contestó el primero y me dijo: 38 en la primera y 24 en la segunda.
.- ¿y Abraham? volví a preguntar.
,- 38 en la primera y 24 en la segunda.
Me pareció de lo más raro y ya imaginé que alguna "trampilla" habían hecho, pero seguí preguntando:
.- ¿Y Pablo?
.- 38 en la primera y 24 en la segunda.
.- No puede ser que tengáis los tres los mismos puntos, algo de trampa hay aquí.
.- Nooooo.- se apresuraron a decir ellos.- es que hemos decidido jugar "chicos contra chicas" y hemos juntado los puntos.
.- ¡¡¡Ahhh ahora lo entiendo!!! ¿y las chicas cuantos tienen?
Y Vanessa y Marina me dicen que ellas tienen 10 en la primera partida y 13 en la segunda.
Me río de la ocurrencia y de repente me doy cuenta que tengo una oportunidad fantástica para iniciarlos en la "división".
.- Pues me parece una idea muy original, pero tenemos un pequeño problema, les digo, y es que el campeonato de Ronda es individual, así que tendremos que repartir los puntos.
Como ya era tarde y no nos daba tiempo escribimos el problema en la pizarra que quedó así:

Hoy en el rincón de los juegos han decidido juntar los puntos de los chicos y también de las chicas, pero como el campeonato de ronda es individual tenemos que repartirlos de nuevo.
Abraham, Jose y Pablo tienen 38 puntos en la primera partida y 24 en la segunda y Marina y Vanessa tienen 10 y 13.
¿cuantos puntos tiene cada uno?


Al día siguiente, retomamos el problema, pero como eran muchos números, empezamos por repartir los 38 puntos de los tres chicos.
Les dije que primero tenían que pensar solos como hacerlo y que cuando lo tuvieran pensado tenían que contárselo a sus parejas de mesa para ver si habían pensado lo mismo.
Les cuesta mucho compartir con la pareja lo que piensan y pasamos un ratito en que Clara (nuestra fantástica práctica de magisterio) y yo íbamos por las mesas y les animábamos a contarles sus ideas al compi de al lado.
Después de unos minutillos les di un papel a cada equipo y les dije que ahora tenían que compartir las ideas con los cuatro miembros del equipo, elegir la mejor y poner en el papel como averiguar cuantos puntos tenían cada uno.
Volvimos a pasear las mesas para animar a todos a intervenir y dialogar entre ellos y pasado unos minutos retomamos en el gran grupo lo que había pasado:

  • Dos grupos habían empezado a contar con lápices para repartir los puntos,
  • otros dos dieron resultados aleatorios y no supieron explicar el porqué del resultado
  • y otro grupo nos dijo que lo habían hecho con "la cabeza" y que eran: 10, 10 y 10 y después 3, 3 y 2.

Me pareció genial que apareciera esta última opción tan avanzada para la edad que tienen y que nos sirvió para ver como el 38 se podía descomponer en 30+8 y cómo treinta era la suma de 10+10+10.
Al acabar tenían que decidir cual de los repartos les parecía el mejor y decidieron, por mayoría, que lo de contar con los lápices era la mejor manera de resolverlo, era de esperar, porque la última era demasiado compleja para la mayoría.

Unos días después volvimos a retomarlo, pero ya recordando cómo lo habíamos resuelto la otra vez.
En esta ocasión  todos los grupos lo hicieron contando con los lápices.
Al acabar nos planteamos que pasaba cuando no había los mismos puntos para cada uno y los que "sobraban" había que repartirlos de una manera "justa" y que no valía dárselos "a mi mejor amigo".
La decisión que tomaron fue echarlo a suertes.

Como no nos dio tiempo a acabarlo todo, al final fotocopié el problema y "lo mandé para casa", eso sí, en el "wassap del grupo" expliqué a las mamis y papis que quería que "repartieran" y que podían ayudarles a hacerlo contando con lentejas, o palitos...

Al día siguiente retomamos lo que había pasado en casa y también pudimos comprobar que habían surgido diferentes modos de hacerlo:
Algunos sumaron primero los puntos y después repartieron y otros repartieron cada una de las partidas y luego sumaron los resultados.
Los materiales para contar también fueron diferentes: lentejas, macarrones, cartas...

Al poner en común, volvió a surgir el problema de "los puntos que sobran" y yo les dije que podíamos hacer suertes como la primera vez o hacer trocitos "un punto".
Todos tuvieron claro, que era mejor hacer trocitos un punto para que todos tuviesen lo mismo.
En el caso de los chicos sobraban dos puntos para los tres, les pregunté como podíamos partirlos y decidieron partir cada punto en tres trocitos.
Las niñas en cambio les sobraba un punto y todos por unanimidad decidieron que se partía en dos trocitos, uno para cada una.
La solución quedaba así:

  • Abraham, Pablo y Jose       20 puntos y dos trocitos
  • Vanessa y Marina               11 puntos y dos trocitos
Para que lo vieran cogí tres trocitos de papel iguales y partí en tres trozos los dos de los niños y en dos trozos los de las niñas.
Les hice ver que los trocitos de punto que salían no eran iguales y que así no podíamos comparar las puntuaciones.
.- ¿Cómo lo hacemos? 
Y la mejor solución a la que llegamos fue ponerlo de esta manera:

  • Abraham, Pablo y Jose       20 puntos y dos trocitos pequeños
  • Vanessa y Marina               11 puntos y un trocito grande
Nos hemos salido totalmente del "programa" y los libros de texto de primero que a estas alturas van por el número 10 y la decena.
Hemos trabajado el concepto de suma y de división sin necesidad de nombrarlos, hemos contado hasta el 62, hemos trabajado las fracciones, todo eso, a través de un juego de cartas y de una situación real.
En el grupo habrá quienes lo hayan entendido todo y también habrá quienes no hayan entendido más allá del contar y repartir, pero aún eso, ya es más de lo que nos proponen los libros de texto.


lunes, septiembre 23, 2013

Comenzamos



Hoy hemos tenido la primera reunión con las familias y casi el pistoletazo de salida del curso. Tenía algunas cosas esperando para comenzar en las que era importante explicarles a mis "mamis y papis" lo que yo entendía por leer y escribir, cuando les pedía a sus hijas e hijos que lo hicieran.
Así que a partir de mañana ya empezaremos a llevarnos el diario a casa, el periódico y la libreta de los textos, aunque aún no dominen con soltura el código.
Leer con ellas y ellos, investigar en libros "de mayores", trascribir lo que escriben a "su manera" son prácticas que las mamás y los papás de mi alumnado no han vivido, pero que en cuanto se las explicas, no solo las entienden mucho mejor, que a veces quienes somos profesionales, sino que les notas en la cara que les encanta la idea y que están dispuestas a emocionarse con sus hijas e hijos.
También esta semana vamos a empezar el trabajo por rincones dos días en semana, los martes y los viernes. Para empezar, vamos a plantear cuatro rincones: rincón del arte, de los juegos, la tienda y la biblioteca.
Como empezamos el proyecto "Nos conocemos mejor" el rincón del arte lo vamos a dedicar a la figura humana en el arte, pintura y escultura y el de la biblioteca a preparar exposiciones orales sobre algunos aspectos que ellas y ellos han decidido investigar para conocernos mejor.
Los lunes después del recreo, vamos a alternar: Tertulias literarias, asamblea, exposiciones orales y trabajo con cortos. De este modo la oralidad va a ser un plato fuerte dentro de nuestra planificación. El texto expositivo oral, la argumentación, el debate..., nos van a servir para expresarnos mejor.
Hoy ya hemos hecho nuestra primera tertulia literaria, al final se me ha olvidado grabarla para poder analizar con el grupo después lo que habíamos hecho bien y lo que debíamos de mejorar.
La consigna hoy era hablar sobre el primer libro que se han llevado en préstamo de la biblioteca de aula: el título, de que trataba, con quien lo habían leído en casa y si les había gustado o no.
Solo seis o siete se han atrevido a hablar, aunque a la hora de preguntar a quienes hablaban se han atrevido un poco más.
Nos hemos sentado en un corro grande y yo entre ellas y ellos, sin embargo, al empezar a contar me miraban a mí, así que les he ido pidiendo que al hablar mirasen al resto de sus compañeras y compañeros pero no a mi, y yo he intentado no devolverles la mirada, de modo que he conseguido "un poquito" que la tertulia sea entre todo el grupo, aunque "de vez en cuando" tenía que recordarles que no solo hablaban conmigo. Yo también les he contado el libro que estaba leyendo y que es lo que más me gustaba de él.
La siguiente que hagamos quiero que gire en torno a un mismo libro que hayamos leído todo el grupo, ya os contaré.
Para ser la primera vez no ha salido del todo mal, aunque el rol de oyente también necesita un trabajo de mejora en el grupo.
Mañana decidiremos el nombre de nuestro blog y para la semana que viene ya estará en marcha, aunque aún no sé como nos las vamos a arreglar sin ordenador ni acceso a internet, bueno, si lo sé, aunque cada vez que lo pienso la rabia y la indignación me corroen.
Lo haremos con "mi ordenador" y con la tarifa de internet de "mi móvil", al igual que los libros de la biblioteca de aula son "mis libros", así que prefiero pasar de puntillas por ese tema para no robarle al día de hoy la ilusión de un comienzo.
Nos vamos a pesar y a medir y vamos a trabajar los números, las diferentes unidades de medida, los conceptos de mayor y menor...
También vamos a escribir nuestra autobiografía para conocernos un poquito mejor.
Ufff!!!!!!!! cuanto trabajo por delante, pero me emociona pensar ya en los "productos finales"

viernes, septiembre 06, 2013

Un camino común


El martes al salir del cole a las dos de la tarde, cansadas, hambrientas y con una sonrisa cogimos el coche para volver a casa mi compi Mª José y yo, al entrar ella me dijo partida de risa como si se tratase de la travesura más divertida:
.- Te das cuenta Carmen que después de 30 años de trabajo nos atrevemos a volver a empezar de cero una vez mas.
A mi que me encanta reírme con ella solo se me ocurre decirle:
.- Nosotras vamos a acabar empezando.
Y es que Mª José y yo juntamos nuestra vida profesional hace más de 20 años cuando nos dieron a la vez la definitiva a las dos en el mismo colegio. Un colegio grande y antiguo en todos los sentidos peyorativos del término.
Un año después, tuvimos la suerte de que el cole se desglosara y al colegio nuevo pasamos "la última generación" de docentes con quienes vivimos la fantástica aventura de poner en marcha un centro que partía de cero y en el que se reunía un grupo pequeño de personas que teníamos muchas ganas de que todo marcara diferencias.
Ella fue durante esos años mi compañera de ciclo y la persona que me animó a cambiar mi mirada a la educación.
Para mi fueron cuatro años maravillosos llenos de mucho trabajo, de entusiasmo, de risas, de inventar cosas nuevas, de trabajar en grupo, de aprender otros modos de ir a la escuela, de equivocarnos de forma divertida y mejorar analizando los errores...
Y se acabó, y separamos nuestros caminos físicamente porque yo tuve que cambiar de cole, pero no profesionalmente porque habíamos formado un vínculo de "formación" tan grande que lo hemos seguido manteniendo hasta hoy.
Pero años después tuvimos otra vez la ocasión de empezar un proyecto juntas, esta vez en el Centro del profesorado como asesoras participando en la planificación de una formación de la que llevábamos años siendo usuarias "al otro lado".
Fueron ocho años irrepetibles de  llenos de mucho trabajo, de entusiasmo, de risas, de inventar cosas nuevas, de trabajar en grupo, de aprender mucho otros modos de ir a la escuela, de equivocarnos de forma divertida y mejorar analizando los errores, y de soñar con la posibilidad de trabajar juntas de nuevo en un cole, pero a sabiendas de que los sueños, sueños son.
Y se acabó, y separamos nuestros caminos físicamente, porque ambas volvimos a la escuela y a centros diferentes con la seguridad de que esas aventuras de trabajo conjunto eran como dos loterías que habíamos tenido la fortuna de disfrutar pero que no nos volvería a tocar.
Y de forma increíble ahora, este curso, se nos ofrece de nuevo la posibilidad de participar juntas en la puesta en marcha de un centro nuevo con un grupo de docentes geniales con ganas de trabajar, con entusiasmo, queriendo inventar cosas nuevas, trabajar en grupo, aprender mucho otros modos de ir a la escuela, y equivocarnos de forma divertida y mejorar analizando los errores...
Y dejamos la comodidad de ir andando a nuestros centros, de una rutina ya aprendida y volvemos a coger el coche para hacer un camino que nos lleva a..., no sabemos bien a dónde porque el final aún estar por construir, pero que nos hace reírnos de nuevo y tener un proyecto común.
Llevo unos días en que me descubro sonriendo cuando estoy sola, porque aunque sé que esto es también temporal y que se acabará más pronto que tarde, voy a estar rodeada del optimismo de mi compi Mª José, de su hablar pausado e inteligente, de su análisis positivo de las personas, de su defensa vehemente de la escuela pública, de su capacidad de guiar a su alumnado con seguridad, con paciencia, con cariño, con respeto, con ese respeto tan profundo de quien está totalmente convencida de que las niñas y los niños tienen pocos años pero una gran inteligencia.
Y aunque ella es la culpable de que yo inicie esa sonrisa, por supuesto, en ella hay un lugar para Loleta, Paqui, Sofía y para el  resto de compañeras y compañeros que conozco menos pero que en estos días me han parecido geniales.



viernes, agosto 30, 2013

Un curso de cine



Calentando motores para iniciar el curso y revisando las cosas del curso pasado que comenzamos con un proyecto fantástico sobre "el álbum ilustrado" que no desvió hacia el mundillo del cine y sobre todo de los cortos.
Mi experiencia cinéfila, si bien es verdad que fue altamente gratificante, estuvo muy poco planificada y fue un tanteo, un adentrarme tímidamente en el mundo de la imagen y sobre todo una ocasión para darme cuenta de las posibilidades que tiene este mundo y de la capacidad de las niñas y niños de leer y analizar el mundo de la imagen.
Por eso este curso me propongo hacer una planificación más sistemática, es por eso que he pensado dedicarle en mi blog una página a los cortos trabajados en el aula.
Pero hay muchos más y algunos de ellos los podréis encontrar en el fantástico blog de mi amiga Carmen Pérez Aula de Infantil o también en el del proyecto del grupo del curso pasado Álbum ilustrado y otros lenguajes.
Sobre cine en general me parecen interesantes algunas páginas, sobre todo la red fantástica que se ha creado en Cero en conducta y la propuesta que nos hacen para generar un Plan marco audiovisual en el centro.
También me parece interesante Edukacine y al final de la página tiene un montón de enlaces.
Y pensando en el cine como modo de abordar temáticas concretas, en la página de Educalter encontramos también ideas para educar para la paz, el desarrollo y la interculturalidad.
El Instituto de la Mujer del tristemente desaparecido Ministerio de Igualdad editó en 2008 este interesante trabajo de Andrea García González "Clase de cine, Compartir miradas en masculino y femenino"
Adentrarse en el cine y la ciencia es posible y seguro que encontramos ideas en Ciencia por cine y si son las matemáticas en Matemáticas en el cine y las series de TV y en Matemáticas de Cine .
Así que ya os iré contando, porque lo que es seguro que este para mi va a ser un curso de cine.

martes, agosto 06, 2013

María

Siempre me gustaron especialmente los álamos y ahora cuando vuelva a verlos en primavera, brillantes aleteando sus nuevas hojas renacidas, sabré que estás con ellos.

Tal vez antes de ser mujer
fui árbol en algún bosque
y mis ramas crecían hacia el cielo
siempre intentado ver
el horizonte

y estuve allí por siglos
enraizada
aferrada a la tierra
bebiendo el cielo
habitada de pájaros y estrellas

Tal vez antes de ser mujer
disemine retoños
dejé semillas
y el viento fue mi amante
en los silencios
mi piel era corteza
mis colores símbolos
del transcurso del tiempo
en crecimiento

A veces pienso en ello
y el bosque
no es un lugar extraño

Tal vez antes de ser mujer
fui árbol en algún bosque
aún siento el latido de la tierra
en mis venas
y hay días que regresan los pájaros
y anidan
(Ana Mª Mayol)


He tenido que despedir a una amiga. Ha sido duro verla irse para siempre y ver a quienes se quedan rotos por el dolor más grande, con lágrimas o sin ellas, que su falta, es a veces el reflejo del desgarro más infinito.
No era su momento, no ahora, ni nunca, porque para algunas personas la palabra siempre también es corta.
Me gustaba su sonrisa, su humor sano, espontáneo, su inmensa humanidad, su altruismo, su darlo todo.
La quería muchísima gente, yo diría que era imposible conocerla y no quererla.
Con ella se ha ido una parte de mi juventud, de confidencias, de desahogos, de risas compartidas...
Y siento rabia, desconsuelo, impotencia..., y la impotencia me lleva a buscar en algún rincón un alivio, una venda para una herida que siempre va a permanecer abierta, porque es la única manera de no perderla del todo.
Y encuentro un bálsamo que no cura pero alivia y encuentro en la poesía un remedio que rocia mi alma de esperanza, por ella, por mí, por la humanidad que espera que de verdad le demos esa nueva raza soberbia.


Oí al árbol majestuoso cantar el poema de su muerte.
Los leñadores no lo oyeron, las casas del campamento no devolvieron su eco.
Los carreteros y cadeneros de fino oído, no lo oyeron, cuando los espíritus del bosque salieron de sus guaridas milenarias para cantar el estribillo.
Pero mi alma lo oyó claramente.
(...)
Se ha acabado nuestra vida, ha llegado nuestro fin.
Nosotros que llenamos pacíficamente nuestro tiempo;
con la satisfacción plácida de la Naturaleza, con un gozo inmenso y mudo, damos paso a aquellos por quienes trabajamos en el pasado, y les cedemos el campo.
Para ello, que fueron anunciados, para una raza más soberbia: ellos también llenarán magnificamente su tiempo. ¿A favor de ellos abdicamos, en ellos nosotros, oh, reyes del bosque!
(Walt Whitman)



domingo, agosto 04, 2013

La lectura en la pintura

Esta es una de esas mañanas en las que la cama se te despega antes de tiempo y el silencio de la casa te invita a recorrer lugares intimos.
¡Mi blog!
Casi un mes sin escribir nada.
¿Pero que escribo?
Viajo entretenida entre los blogs a los que sigo y descubro "Leyendo a la orilla del mar" en el blog "Pincellades al mon"






Y de repente me parece un proyecto interesante para la escuela: conocer como la pintura se ha acercado al mundo de la lectura y así navegando por "San Google" descubro el blog de "Marta mira alrededor" en el que hace una fantástica recopilación de pinturas en las que la lectura es el tema central, ¡hasta 150 obras!
http://martamiraalrededor.lacoctelera.net/post/2010/01/21/la-lectura-el-arte-1
http://martamiraalrededor.lacoctelera.net/post/2010/01/21/la-lectura-la-pintura-de-51-100
http://martamiraalrededor.lacoctelera.net/post/2010/01/22/la-lectura-la-pintura-de-101-150

También me encuentro con esta interesante presentación


La lectura y la pintura from Athos

Y lo dejo por hoy mientras escucho de nuevo el ruido cotidiano y recibo un desayuno fantástico.
Si conocéis más os invito a compartirlos.

jueves, julio 11, 2013

Haz solo una marca y mira dónde te lleva

Ha sido un curso intenso. (Tengo la sensación de haberlo repetido en exceso).
Tal vez esa fue la razón de que me tomase en serio las vacaciones, para empezar dosis imprudente de sofá y de aburrimiento, tiempos perdidos ante el ordenador vagando sin rumbo entre el hilarante drama de la política y los entusiastas comentarios de colegas que danzan por esos lares en busca de compartir anhelos, utopías y vericuetos hacia una escuela que por fin nos salve del abismo.
He sentido algo de envidia adivinando la algarabía de #Aulablog13 o #Novadors13  llenos de gente fantástica compartiendo esa otra educación que sabemos que es posible.
Necesitaba desconectar y lo he hecho.
Necesitaba sentir que el día era largo y aburrido.
Necesitaba pensar ¿que hago? y acabar no haciendo nada.
Necesitaba dormitar en mi sillón leyendo.
He vagado entre los libros buscando cual coger primero, y ante la duda he alternado Reacciona, con La marca del Meridiano y la relectura de Sunset Park, los tres a la vez para elegir según la hora del día o mi estado de ánimo.
Y ahora ya que casi me voy recuperando ando decidiendo por dónde empiezo:
¿Retomo ese inglés que abandoné y al que le prometí una segunda oportunidad en septiembre?
¿Les añado a mis criaturas esas entradas en su blog que les prometí antes de acabar el curso?
¿Avanzo las programaciones de mis proyectos para el curso que viene?
Y vagando en busca de respuesta me he encontrado un vídeo precioso que he pensado que me apetecía compartir con quienes os atreváis a perder un poco el tiempo en este lugar, porque me he visto muy reflejada en esa búsqueda del mejor punto que siempre está por llegar.

"Haz solo una marca y mira dónde te lleva"




viernes, junio 28, 2013

Fin de curso

Siempre hay que saber cuándo una etapa llega a su fin. Cerrando ciclos, cerrando puertas, terminando capítulos; no importa el nombre que le demos, lo que importa es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya se han acabado
(Paulo Coelho)

Aunque ha sido un curso de comienzo de mi nueva etapa en un nuevo cole, también ha sido un curso de cerrar puertas, de terminar capítulos de un momento estupendo de mi vida, pero ahora que el curso llega a su fin me doy cuenta que hay etapas que no llegan a cerrarse nunca, que siempre les dejamos una rendija por la que no perder el contacto y que yo estaré siempre unida a la formación aunque ahora sea en el "otro lado".


Pero desde luego, ha sido un año de comenzar de nuevo, con momentos duros, pero también emocionantes y hoy cuando cerraba la puerta de mi clase, todo recogido, en silencio, no he podido evitar una sonrisa de triunfo.
El mismo recinto, las mismas mesas viejas, las mismas paredes sucias, pero que distinta la forma en que al despedirme hoy yo la he visto.
A lo largo de este curso he tirado muchas cosas, papeles, libros de texto, cuadernillos que se almacenan en tierra de nadie, amarillos incluso, y es que siempre me ha resultado incomprensible la capacidad de acumular cosas viejas que tenemos cuando los espacios son de todos y pareciera que no son de nadie.
Pero también hemos añadido cosas nuestras.
Lo mejor nuestra biblioteca que me recibió desnuda y hoy me despedía llena de libros un poco más sabios de tanto como mis niñas y mis niños les han enseñado.
He tenido todo el tiempo la sensación de estar demasiado atada a la costumbre, de que iba a ser muy difícil romper rutinas, he tenido momentos de cierta desesperanza.
Pero hoy al acabar y hacer balance me doy cuenta que no importa ir lento, sino ir hacia adelante y al final creo que puedo estar contenta.
Inicié nuestro blog de aula con mucha ilusión, pero pensando que eran muy pequeños y que nuestras familias no tienen internet en casa y hemos acabado con la sorpresa de que de un modo u otro casi todas las mamás y los papás nos han dicho que nos visitan y que les gusta mucho lo que hacemos.
En los primeros días ¡¡cuánto trabajo costaba que hablaran!! y al final hemos hecho cosas muy interesantes con el lenguaje oral: nuestras recomendaciones en kuentalibros, nuestras exposiciones sobre las plantas, nuestras entrevistas y hasta nos atrevimos con el teatro.
Pasamos de tener mucho miedo a escribir algo a escribir de todo y hemos hecho cuentos, recetas, noticias, poemas, biografías, notas...
Una de las cosas que más me alegra haber conseguido es que las familias entren al cole, creo que es una asignatura pendiente en muchos sitios y mi colegio era uno de ellos.
Empezamos con las entrevistas en el aula y después conseguimos que se aceptara la posibilidad de que viniesen a contar cuentos para el día del libro, por último el teatro que hicimos a final de curso lo pudimos representar para nuestras familias también en el gimnasio y yo estoy segura que el curso que viene vamos a conseguirlo más y mejor y por entrar hemos conseguido hasta que entren nuestras mascotas.
También me siento muy orgullosa de nuestro huerto, aunque la producción haya sido pequeña, pero el curso que viene lo haremos mucho mejor porque hemos aprendido muchas cosas que no sabíamos.
Hemos participado en proyectos con otras clases lejos de las nuestras, como nuestro trabajo con las imágenes de los álbumes ilustrados y del cine, o en el proyecto kuentalibros, también hemos puesto nuestro granito de arena en el proyecto Gloria Fuertes.
Estoy cansada, muy cansada porque la escuela agota, pero estoy contenta y llena de nuevos proyectos que salen todos de un cúmulo de errores cometidos a lo largo de estos meses.
Cierro el curso pensando que no volveré a repetir lo que hice mal que también ha sido mucho..., pero que ilusa, el curso que viene seguro que volveré a cerrar la puerta llena de errores que corregir transformados de nuevo en proyectos.


miércoles, junio 12, 2013

La Chanca camina sola hasta la escuela


Un barrio con historia, un barrio con solera, un barrio literario, un barrio cuna de grandes artistas, un barrio hacia el que escritores, artistas, políticos vuelven su mirada y su discurso para elogiar, exaltar, enaltecer, adular...
Un barrio pobre.
Con escuela, con escuelas.
Un barrio que a pesar de tanta lisonja en los papeles, en las palabras, siente a diario el peso de la penuria y el olvido.
Un barrio con escuela, con escuelas..., donde es fácil y común escuchar el manido discurso del “no se puede”.
Sin embargo, cada cierto tiempo la evidencia se empeña en gritar con coros de voces infantiles que si se puede, que la utopía no es el horizonte hacia donde caminamos sin llegar nunca, sino que está ahí, justo al alcance de la mano, que solo tienes agarrarla, que se te ofrece.
Y cada cierto tiempo llega alguien al barrio que la atrapa y la exhibe poniendo en evidencia lo fácil que es vivir la quimera del éxito en un barrio pobre.
Se puede, claro que se puede, cuando de verdad se trabaja creyendo que se puede y no en la comodidad que proporciona el discurso de “la culpa es de otros”.
Esta tarde, entre alguna lágrima fugitiva, he podido vivir con entusiasmo un cachito de esa utopía.
La Chanca camina hasta la escuela es un proyecto de un grupo de niñas y niños que cuando su maestra les deja espacio para hablar y reflexionar sobre los problemas de su barrio, deciden que ellas y ellos pueden ser protagonistas de la mejora de su entorno, en definitiva de sus vidas.
Y se lo creen, se lo creen junto a su maestra, a sus familias y unen fuerzas para avanzar hacia un barrio mejor, un barrio donde para empezar a atrapar nuevos horizontes, todas las niñas y los niños vayan a la escuela.
Y lo chillan en todos los lenguajes que se le ofrecen, con la palabra, con la imagen que les brinda una cámara, y sobre todo..., con el ofrecimiento voluntario, altruista de colaborar como acompañantes de otras niñas y niños más pequeños para que no dejen ni un solo día de ir a la escuela, dejando en evidencia esa burocracia absurda, engañosa y cara que vende que hace cuando no hace nada y que permite que en pleno siglo XXI en el "primer mundo" siga habiendo niñas y niños a quienes se priva del derecho sagrado a la educación sin que a nadie nunca le pase nada.
Y eso convence a otros mayores para unirse a la causa, para convencer, para gritar, para cantar con ellos la importancia de la escuela, de una escuela que no acaba de gustarles, pero que solo si la “okupan”, la hacen suya, la conquistan..., podrán cambiarla.
Esta tarde, he visto niñas y niños muy listos, que hablan con un discurso claro, coherente, inteligente, crítico e ilusionante, haciendo propuestas sencillas e inteligentes.
Se puede.
Claro que se puede.
Y mientras el mundo real se pierde entre burocracias absurdas llenas de excusas, en poco tiempo, pero por desgracia, cada mucho tiempo, llegan personas que se “arremangan” lo consiguen y lo muestran.
Por desgracia, duran poco, se van, las echan, o no las retienen...
Siempre queda la esperanza de que en el corazón, en el cerebro, en las entrañas de esas niñas y niños con los que ha estado luchando cuerpo a cuerpo por un mundo mejor, quede para siempre la fuerza, las ganas, la esperanza de que la utopía, si se quiere, se atrapa.






martes, mayo 28, 2013

¿Apoyo?, ¿A quién andamos engañando?


Se acaba el curso. Tengo sensaciones encontradas, por un lado la impresión de que he superado "raspandillo" la prueba de iniciar andadura en un nuevo cole y por otro, el afán de conseguir subir nota el curso que viene.
Creo que no he llegado de vaciar mi tiempo de los años pasados cuando lo he llenado con los presentes y venideros, ¡demasiado contenido para tan pobre vasija!
Y ahora repasando el curso, casi como si de la llegada de año nuevo se tratara me doy cuenta de que he dejado de lado cosas que me gusta hacer y una de ellas ha sido escribir en este rincón.
Esta noche, necesitaba volcar aquí parte de esas sensaciones.
He vivido por primera vez en carne propia la experiencia de corregir unas pruebas de "evaluación externa" y el hecho de que no fuesen de mi alumnado me ha permitido mirar con una perspectiva más objetiva y analizar lo que representan, pero a eso, quizás le dedique otra entrada.
El caso es que a raíz de esas "correcciones" sentí a necesidad de decir en voz alta lo que siento de algo tan pervertido en educación como la figura del falso y fraudulento apoyo escolar.
Ese apoyo escolar que en la mayoría de los casos, pasa el tiempo de sustitución en sustitución cubriendo bajas por enfermedad y otras faltas del profesorado.
En nuestro caso, llevamos desde principios de año con una baja por enfermedad que no se cubre (antes de navidad ya tuvimos otra experiencia similar), más de un trimestre, en el que las niñas y los niños que se supone que tienen necesidad de apoyo especial, han dejado de recibirlo de manera sistemática.
A lo largo de todo el curso hemos pasado por varias fases, tipo camarote de los hermanos Marx. Primero organización inicial. Posteriormente, reorganización de quienes más necesidades tenían con la profe de apoyo y los que menos con el profesorado que tiene horas de especialidades. Después con la baja que no se cubre los "prioritarios" pasan al profesorado "con horas de apoyo" y andan a expensas de que puedas ir a buscarlo si no ha faltado nadie y tienes que acabar sustituyendo la clase de turno.
¿Cuando me toca seño? ¿hoy dónde vamos? ¿Vamos a tu clase? ¿Hoy nos toca en la habitación del médico? ¿Bajamos a la sala de profesores?
Porque esa es otra, en los coles los médicos (yo a la mía no la he visto nunca) y los orientadores tienen despachos (cosa que me parece estupenda) , pero los niños y niñas de apoyo, los que tienen más dificultades de atención, quienes necesitan más las rutinas y la estabilidad pueden vagar por lugares diversos,en mi cole: la sala de profesores donde comparten apoyo con otros grupos y el tiempo de café de algún profe o la hora de coordinación de alguna otra, e incluso algún rincón de paso en un pasillo.
¿A quien andamos engañando? A criaturas que pasan su escolaridad vagando de rincón en rincón, de persona en persona, y que en muy pocos casos acaban "salvado sus dificultades" en toda la escolaridad.
Niñas y niños que necesitarían más concentración y estabilidad y que la pierden a diario en "ires y venires" sin mucho sentido, viendo a diario como sus compañeras y compañeros "listos" no son nunca expulsados de sus aulas, mientras que ellos y ellas andan buscando siempre "la tierra de promisión", sin llegar jamás a encontrarla.

Eso sí, los cuadrantes donde poner qué se hace con ellas y ellos en cada minuto son exhaustivos y hay que llevarlos a rajatabla, porque así cuando venga la inspectora o inspector de turno sabrá que los maestros y maestras "no andamos perdiendo el tiempo".
Tengo que decir, que hace muchos años que decidí que mientras esté en mi mano evitarlo mi alumnado no sale de la clase y tengo la suerte de recibir "el apoyo" en mi aula cuando la ruleta de las sustituciones lo permite.
También he tenido la fortuna de tener una alumna de prácticas en mi aula y ha sido una experiencia maravillosas, la doble docencia te permite multitud de espacios, tareas, organizaciones que mejoran la realidad de las aulas, que permiten hacer mucho más inclusiva la educación.
¿Para cuando tomarnos en serio a quienes más necesitan de ayuda?
¿Para cuando dejar de crear figuras con nombres falsos?
¿Para cuando llamar al profesorado de sustituciones por su nombre?
¿Para cuando...?


sábado, abril 13, 2013

#EABE13

Sí, Fernando, mereció la pena, habéis acertado con vuestra propuesta de pleno, fue  un EABE genial y entrañable, lleno de emociones y aprendizajes, y de personas expertas, que no "expertos".
Yo lo viví de manera especial, me había propuesto vivir un EABE13 sin tecnologías, solo con contacto humano y lo conseguí.
Seguro que llego tarde, y no porque me tomé mi tiempo, sino porque el tiempo me tiene "tomada a mí", pero al final lo que importa no es llegar la última, lo que importa es llegar.
A lo largo de estos días he ido viendo como un montón de gente fantástica, escribía emocionada sobre su participación en esta "fiesta de la educación": 
#EABE13 es un engaño, hoy he visto el mar, Gente muy rara,  post que intentan explicar que es el #EABE, pero no lo consiguen, porque es algo inexplicable, hay que vivirlo.
Por eso, algunas personas cuentan emocionadas como ha sido su primera vez, como mi amiga Sofía a la que le ha parecido un lugar familiar, o Felipe Zayas, un experto en "darle a la lengua", o nuestro nuevo miembro del equipo #openfolletás
Hubo de todo en #EABE13, gente joven, gente mayor, porque eso de que innovar es de jóvenes, es un mito, "el mito de la edad" y si no, que se lo pregunte a la genial @peralías que incluso ya jubilada, podría dejarlo..., pero no quiere.
Aquí todos encuentran lo que buscan, desde "el EABE más cerebral" hasta el logro de mezclar matemáticas y emociones.
Hay quien da las gracias, cuando las gracias hay que dárselas a él y como no a él.
Incluso algunos atrevidos han sido capaces de escribir sobre el encuentro después de "hacer novillos" #EABE13 mucho más que un encuentro.
Así que a mí me queda poco que añadir sobre un espacio educativo que engancha cada año a más personas, docentes y no docentes, relacionadas con el mundo educativo.
Para mí el #EABE es una gasolinera, un lugar donde llenar el depósito para continuar camino, un encuentro del que vuelves con la fuerza de saber que hay mucha gente empujando tu mismo carro y que merece la pena el esfuerzo.
Un tiempo y un espacio donde no todo está perdido, donde hay lugar para la esperanza y la utopía, donde los logros pesan más que los recortes, donde "el no pasarán" suena constantemente.
Un lugar en el que además es posible aprender de TIC incluso cuando no llevas ningún aparato tecnológico y tu propósito es olvidarlos en ese fin de semana para centrarte solo en lo emocional.
Me encantó ese pequeño espacio sobre "iniciación a la lectura y la escritura" en el que un grupo de futuros docentes esperaban de forma ansiosa que les diésemos claves para "aprender de otra manera" y donde nos preguntamos que estamos haciendo mal, para que después de tantos años, de investigación, formación y trabajos fantásticos en el aula, la mayoría de nuestras niñas y niños sigan recibiendo unas dosis peligrosas de "mulas que lamen" y "Susis que asan".
También fue fantástico compartir grupo con gente que pone la pasión por cambiar el mundo sobre la mesa  en  " Educación e implicación social".
Por supuesto saber que el año que viene tendremos el marco incomparable de Übeda es todo un acicate para emprender el camino con fuerza.
Y por último, a la vuelta, esa comida a la orilla del mar en Salobreña, fue un broche de luje a dos días maravillosos.

Mar, yo soñaba ser como tú eres,
allá en las tardes que la vida mía

bajo las horas cálidas se abría...
ah, yo soñaba ser como tú eres.
(Alfonsina Storni)





jueves, marzo 28, 2013

18 años


Llevamos tanto esperando, que casi me parece mentira que realmente vaya a suceder hoy.
18 años!!!!!!!!!!!!!!!!
Cuantas ganas tenías de ser mayor, de ser libre, de poder decidir...
Cuantas bromas sobre que cumplir dieciocho, en lo único que te cambia la vida, es que ya te pueden llevar a la cárcel.
Pero así, sin más, hoy cuando te levantes para la sociedad ya serás una persona “adulta” con capacidad para decidir sobre tu vida.
Y para mí, eres tan pequeña!!!!!!!!!!!!!!!
He pensado mucho estos días, en todo este tiempo que se nos queda atrás y que voy a echar mucho más de menos cuando el curso que viene,  si te vas fuera, se quede tu habitación vacía.
Y me han venido a la mente tus pelillos rubios de niña traviesa que ya apuntaba ese sexto sentido que siempre has tenido para engatusar.
Tus preguntas continuas ¿mamá a que soy guapa? Y yo siempre te contestaba (como hará cada madre, supongo) ¡¡¡la más guapa del mundo!!!

Estas últimas noches al acostarme he agradecido que fueseis tan tardonas en aprender a dormiros solas, porque me habéis regalado infinidad de conversaciones divertidas y profundas, como nuestras eternas charlas sobre la muerte y el más allá, sobre la fe, sobre tantas y tantas preguntas que no os cansabais de hacer, o esos cuentos que me inventaba una noche y que pedíais con insistencia que volviera a recordar y que nos hacían acabar riendo a carcajada limpia.

Me parece mentira haber dejado ya atrás esos años volcánicos de tu adolescencia, donde nos hemos paseado en una eterna montaña rusa en la que muchas veces me has dicho que eres como yo, casi siempre como medio para defenderte de mis regaños, pero ni te imaginas lo orgullosa que yo me sentía de que te identificaras conmigo, aunque fuera en los malos momentos.
Me emociona cuando ahora vuelves a meterte en la cama conmigo y conversamos como dos amigas que cotillean de cosas “privadas”.
Me emociona saber que me necesitas, a pesar de desear con todas mis fuerzas que nunca me necesites.
Me emociona poder sacar una sonrisa de ti en los momentos tristes en los que no dejas que nadie entre en tu territorio.
Me emociona pensar que he sido capaz de regalarte al mundo y solo espero que el mundo sepa agradecérmelo ayudándote a encontrar la llave de la felicidad.

domingo, marzo 17, 2013

Búsqueda de información


Me gusta el silencio que hay cuando acaba la mañana y me quedo sola en el aula ordenando y recogiendo. La calma después de cinco intensas horas de trabajo.
A veces me siento un poco y miro el aula vacía y noto el cansancio físico, junto con la alegría de ver cómo aprenden poco a poco, de cómo sus interese aumentan.
También hay días en que al cansancio se une la tristeza, culpa la mayoría de las veces de mi impaciencia porque aprendan lo que yo quiero que aprendan y porque no he sabido ver lo que ellos aprenden a pesar de mis premuras.
El viernes me fui contenta a casa, muy contenta, porque voy viendo su autonomía y su capacidad de trabajo en grupo, crecer de manera asombrosa.
La actividad motivo de "esa alegría" consistía en ampliar información para nuestro proyecto actual "el huerto".
Era en grupos de cuatro (que son muchos para que alguien se pierda por el camino) pero en este caso, no fue así.
En cada uno de los grupos había niñas y niños que saben leer de manera convencional, junto con quienes aún no son capaces de decodificar.
Cada grupo debía de ampliar uno de los apartados de lo “que ya sabíamos” sobre las plantas.
En nuestro inicio del proyecto y después de recoger todo lo que sabíamos decidimos que podíamos agruparlo en cuatro apartados diferentes:
  • Cómo son las plantas.
  • Cómo crecen.
  • Qué necesitan.
  • Para qué sirven.
También cada grupo tenía tres o cuatro monográficos sobre plantas, ecología, espacios naturales..., en los que debían buscar información que les permitiese ampliar su tema.
Buscamos en los índices para decidir dónde podíamos encontrar algo que nos sirviera, también cambiamos libros de un grupo a otro cuando encontrábamos información que pudiera servirles a los demás, leyeron las páginas seleccionadas y unas veces entendieron más y otras menos.
Al final, además de añadir la información en su hoja correspondiente, la presentaron al resto del grupo en una puesta en común.
Me entusiasmo verlos trabajar, atentos los que aún no leen del todo bien a lo que sus compañeras o compañeros les leían, interpretando “a su manera” y contando al resto sus averiguaciones.
Mientras los escuchaba iba pensando en las estrategias de lectura de las que han podido disfrutar quienes aún no leen de forma convencional y que representan aprendizajes muy importantes que a veces les negamos por dedicar más tiempo empeñados en que balbuceen frases sin sentido.
Han aprendido:
  • Qué es un “índice”,
  • para que sirve,
  • también que a veces le sustituye la palabra “sumario”,
  • que en los libros de conocimiento, cuando buscamos información no es necesario leerlo todo ni empezar por el principio,
  • han manejado vocabulario a veces complejo y sin que se lo empequeñezca nadie para que lo entiendan.
  • a seleccionar información relevante, relacionada con una búsqueda previa,
  • a contar a los demás lo que han encontrado
  • a interactuar con un grupo
  • a tomar decisiones conjuntas

Es de esas actividades donde el producto es lo menos importante, hay incluso interpretaciones erróneas, pero no importa, ya tendremos ocasión de “darnos cuenta”, para eso habrá que hacer otras cosas y de todos modos nos queda toda la vida por aprender.

Fue una mañana en la que acabar cansada mereció la pena, como también mereció la pena el esfuerzo de trasladar libros sobre plantas de mi biblioteca de casa, de "perder una tarde" desplazándome a la biblioteca de la Chanca para pedir libros prestados y cargar con el peso hasta casa y de casa al cole.
Todo eso, porque en la biblioteca de mi centro no existe ese material necesario y no parece que a nadie le interese que eso exista algún día.
Bueno eso, mejor no lo pienso mucho porque entonces...
Os dejo con un vídeo de las personillas más grandes del mundo



jueves, marzo 07, 2013

Hipótesis y experimentos



Nuestro huerto crece, a la vez que aprendemos sobre las plantas y como cultivarlas.
Ahora estamos en la fase de pasar los plantones a lo que va a ser nuestro “huerto escolar urbano”.
Cuando hemos ido a trasplantar, nos hemos dado cuenta de que las plantas al crecer se inclinaban todas hacia un lado y todas hacia el mismo.
Así que le pregunte a mis investigadoras e investigadores porque creían que todas se “torcían hacia el mismo lado” y estas fueron las respuestas:
.- Se están secando,
.- Les falta agua.
.- se van a “pudrir”
.- Van buscando el agua.
Todos las razones que daban apuntaban a relacionar “el suceso” con la falta de agua.
Para reforzar sus hipótesis, casualmente habíamos dejado un envase con agua el el lado hacia el que giraban, así que todo el grupo veía claro que esa podía ser la razón y no fueron capaces de aportar otra.
Así que les planteé que íbamos a hacer un experimento para ver si estaban en lo cierto:
.- Por un lado regamos un grupo de plantas y otro no, para comprobar si al tener agua suficiente crecían rectas hacia arriba.
.- Por otro lado, por si la hipótesis adecuada era que iban buscando el agua del envase, lo cambiamos de lugar y lo pusimos justo al lado contrario.
Hemos podido comprobar que nuestras hipótesis eran falsas y que a pesar de los cambios producidos, todas nuestras plantas siguen un poco inclinadas hacia el mismo sitio.
Pues habrá que buscar otras razones, les dije y después de pensar un rato, escuchamos una “vocecilla” (la de Carmen) que decía que iban buscando la luz de la ventana.
Así que renovamos nuestro experimento, les dimos la vuelta a todas para ver si cambian la dirección de nuevo hacia la ventana y a unas pocas nos las llevamos a un rincón lejano y más oscuro, también giradas hacia donde no hay luz y esperamos a ver los resultados...
Dos días después hemos podido comprobar que cambiaban de rumbo y se inclinaban hacia la luz de la ventana.
.- ¡Ha ganado mi experimento! ¡ha ganado mi experimento! Gritaba entusiasmada Carmen, y los demás miraban entre sorprendidos y divertidos con el nuevo descubrimiento.
De repente pensé que algo así debió sentir Newton cuando aquello de la manzana.


domingo, febrero 10, 2013

Mi calendario

Estamos acabando un proyecto que me gusta especialmente, es un proyecto muy sencillo que consiste en elaborar para el aula nuestro propio calendario.
Hemos elaborado uno común que se quedará en el aula y además cada niña y niño han elaborado su calendario de mesa. En el blog de aula podéis verlos ambos.
En la clase tenemos un montón de calendarios diferentes, de pared, de mesa, pequeñitos..., porque como en todo trabajo que se precie los modelos son muy importantes.
La primera actividad la realizamos en parejas y consistió en repartir dos o tres de estos calendarios a cada pareja. Después de verlos tenían que anotar todo lo que se encuentra en un calendario.En la puesta en común nos salieron muchas cosas: números, letras, días de la semana, meses, años, números rojos, santos, la luna, fotos, dibujos, años, meses...
Después de anotarlo, poco a poco hemos ido trabajando cada uno de esos aspectos y hemos visto cuantos meses tiene un año, y los días de la semana y los días que tiene un mes..., también otros modos de medir el tiempo con el reloj.
También hemos leído y buscado en internet sobre las fases de la luna y los movimientos de la tierra y cómo nos ayudan a medir el tiempo y aunque son cosas un poco complicadas para su edad, al menos ya saben quienes son los responsables de que podamos medir el tiempo las personas.
El calendario pequeño, nos ha servido, sobre todo, para quienes tenían más dificultad con los primeros números, que aunque a veces somos capaces de contar y leer número muy grandes del 10 al 20 se suelen atrancar un poco más.
También para hacerlo, han tenido que dar unos cuantos viajes al calendario grande para ver en que día de la semana empezaba cada mes y cuantos días tenía. Después de tantas idas y venidas manejarse en el calendario ya está chupado.
Además hemos reciclado, ya que el soporte para el calendario de mesa lo hemos hecho con un cartón de leche limpio.
En lengua también hemos trabajado, ya que hemos tenido que consultar algunos libros para investigar sobre la luna, el sol, las estaciones...
Además como nos lo pidió la seño Carmen en el blog, pues hemos escrito un texto instructivo para que quien quiera sepa como construir el calendario de mesa.
En el grande también hemos decidido poner los cumpleaños de todas las niñas y niños de la clase, para eso antes las hemos anotado en una tabla.
Para decorar el calendario grande hemos aprovechado que estamos trabajando el álbum ilustrado, e hicimos una actividad en torno al libro "El abrigo de Pupa" que consistió en ilustrar nosotros la historia antes de conocer el álbum.