jueves, marzo 28, 2013

18 años


Llevamos tanto esperando, que casi me parece mentira que realmente vaya a suceder hoy.
18 años!!!!!!!!!!!!!!!!
Cuantas ganas tenías de ser mayor, de ser libre, de poder decidir...
Cuantas bromas sobre que cumplir dieciocho, en lo único que te cambia la vida, es que ya te pueden llevar a la cárcel.
Pero así, sin más, hoy cuando te levantes para la sociedad ya serás una persona “adulta” con capacidad para decidir sobre tu vida.
Y para mí, eres tan pequeña!!!!!!!!!!!!!!!
He pensado mucho estos días, en todo este tiempo que se nos queda atrás y que voy a echar mucho más de menos cuando el curso que viene,  si te vas fuera, se quede tu habitación vacía.
Y me han venido a la mente tus pelillos rubios de niña traviesa que ya apuntaba ese sexto sentido que siempre has tenido para engatusar.
Tus preguntas continuas ¿mamá a que soy guapa? Y yo siempre te contestaba (como hará cada madre, supongo) ¡¡¡la más guapa del mundo!!!

Estas últimas noches al acostarme he agradecido que fueseis tan tardonas en aprender a dormiros solas, porque me habéis regalado infinidad de conversaciones divertidas y profundas, como nuestras eternas charlas sobre la muerte y el más allá, sobre la fe, sobre tantas y tantas preguntas que no os cansabais de hacer, o esos cuentos que me inventaba una noche y que pedíais con insistencia que volviera a recordar y que nos hacían acabar riendo a carcajada limpia.

Me parece mentira haber dejado ya atrás esos años volcánicos de tu adolescencia, donde nos hemos paseado en una eterna montaña rusa en la que muchas veces me has dicho que eres como yo, casi siempre como medio para defenderte de mis regaños, pero ni te imaginas lo orgullosa que yo me sentía de que te identificaras conmigo, aunque fuera en los malos momentos.
Me emociona cuando ahora vuelves a meterte en la cama conmigo y conversamos como dos amigas que cotillean de cosas “privadas”.
Me emociona saber que me necesitas, a pesar de desear con todas mis fuerzas que nunca me necesites.
Me emociona poder sacar una sonrisa de ti en los momentos tristes en los que no dejas que nadie entre en tu territorio.
Me emociona pensar que he sido capaz de regalarte al mundo y solo espero que el mundo sepa agradecérmelo ayudándote a encontrar la llave de la felicidad.

9 comentarios:

SOFÍA dijo...

Carmen, Te leía y te veía escribiendo esto, seguro que emocionada y yo me he emocionado (llorado) contigo.
FELICIDADES IRENE!!!
Espero que sigas escribiendo en tu blogs aunque sólo sean por tus fans incondicionales.

CARMENCA dijo...

Ay sofiaaaa!!!!!!!!!!!!
que mayor y que rápido-
Gracias por estar ahí!!!!

Espicanet dijo...

Carmenchu, que emotivo, felicidades a las dos a Irene por haberse convertido en la persona que es y a ti por haber ayudado a que así sea. Es verdad que el tiempo pasa y que a veces nos gustaría congelarlo, pero la vida es así, para llegar a tener otros momentos maravilloso habrá que dejar atrás muchas cosas. Amiga, que mayores somos y que alegría que lo seamos!!!

CARMENCA dijo...

Gracias, preciosa y tú, de mayor nada, una mami estupenda, jovencísima y con toda la fuerza del mundo para esos dos maravillosos campeones que todavía te tienen que dar muuuuucha guerraaaa.

Carmen dijo...

Querida Carmen!!! Me emocionaste y las mariposillas han aparecido en mi estómago y, alguna lagrimilla también. ¡¡¡El tiempo vuela imparable!!! Por eso sigue disfrutando de tu hija y con tu hija!! Un abrazo muy lento y despacito.

CARMENCA dijo...

Carmencilla gracias, son momentos muy especiales que aunque no cambien nada, cambian todo.
Nos vemos pronto.

Irene dijo...

Gracias, mamá, por tanto mundo.

Carmen dijo...

Por tu manera de escribir, de contarnos y compartir tus sentimientos y de "incentivarnos a leerte" tienes un regalito que puedes recoger cuando puedas en mi página de premios y regalos. Un fuerte abrazo desde aula de infantil.

CARMENCA dijo...

Gracias Carmencilla, por tu regalo, por estar ahí, por tu buen hacer, por la de cosas que aprendo de tí, por tu serenidad, por ser una compañera y sobre todo una amiga