jueves, enero 03, 2013

Volver


2012 ha sido para mi un año con dos inicios y dos finales, los de cada año normal con uvas y propósitos que nunca se cumplen y los de un cambio de vida profesional que aparentemente era una vuelta a "mis orígenes", aunque en la vida "las vueltas" no existen.
Y de repente, me he dado cuenta que escribir aquí tiene otro sentido y que debo encontrar la manera de afrontar ese otro sentido.
Me he acercado a escribir muchas veces y si pudierais ver la "trastienda del blog" la veríais llena de "borradores" que no me he atrevido a publicar.
Pero hoy en twitter me he encontrado con una propuesta que anima a elegir 25 blogs como referentes a seguir en 2013, buceando para encontrar nuevas puertas a las que asomarme para aprender he visto que la propuesta la siguen Jordi MartínDavid Álvarez y Fernando Truijillo.
Los tres hacen una selección fantástica de algunos que conozco y otros que no, pero que viniendo de ellos son apuesta segura de aprendizaje.
Y de repente en el de Fernando veo mi blog reseñado de la siguiente manera:

"Me gustan los blogs de docentes que escriben con emoción sobre su vida en el aula (y también fuera de ella). Por eso traigo a este listado los blogs de Daniel Sánchez (@dasava), Carmen Cañabate (@carmenca), Lola Urbano (@NoLolaMento), Aitor Lázpita (@alazpita) o Víctor Cuevas (@vcuevas). Estos cuatro blogs representan el compromiso con la escuela, o mejor, con una escuela centrada en los estudiantes, activa, atrevida, valiente, curiosa, abierta, fresca. Docentes como Dani, Carmen, Lola, Aitor y Víctor representan para mí el auténtico motor de una educación de calidad."

¡¡¡¡Gracias Fernando!!!!! por recordarme cual es el sentido de este blog, y ayudarme a recordar que no es otro que el que tenía hace un año, unos meses..., ¡¡¡el sentido!!!!, el verdadero sentido que deberíamos darle a nuestro trabajo todas las personas que trabajamos en educación y que es, la escuela centrada en las y los estudiantes.
En mi caso, ahora vuelven a tener nombre y cara y familias y ganas de aprender a pesar de las dificultades con las que se encuentran, que en la mayoría de los casos, no son “sus dificultades”, sino las nuestras, las de los adultos cómodos centrados en mirarnos el ombligo, en pensar que lo sabemos todo, y que a nuestro alrededor todos los demás son unos incompetentes: las familias que no saben educar, la administración que no nos reconoce, la inspección que solo pide papeles, los CEP que no sirven para nada...
Me ha hecho entender por qué me cuesta escribir aquí últimamente y la razón no es otra que “cobardía”.
Algunos días he vuelto a casa con ganas de escribir sobre reuniones de ciclo, el trasiego de niños que salen y entran de clases a otros rincones del centro para “recibir apoyo” , de la falta absoluta de recursos en mi aula que voy supliendo a fuerza de trasladar parte de mis enseres y pedir por ahí cosas prestadas, de la junta de “inquisición”, perdón, de evaluación en la que fui consciente de cual es mi situación actual...
Me siento muy sola, después de años de trabajo en equipo, de planificar de forma conjunta, de debatir y hablar de educación, no me atrevo a decir en voz alta lo que pienso por no parecer “sabijonda” o prepotente o entrar en disputas inútiles.
Por eso, me costaba mucho escribir lo que sentía en cada uno de esos momentos.
Hoy Fernando con su “reconocimiento” que me hace mucha ilusión, pero que no se si merezco, me ha vapuleado sin saberlo, me ha recordado en lo que tengo que centrarme, me ha recordado que lo importante son “mis niñas y mis niños”.
Tengo que olvidarme del “déficit” de lo que me rodea y centrarme en lo que quiero, en lo que sé, en lo que puedo...
Y tengo unas criaturas estupendas con unas ganas de aprender tremendas y unas familias que me dejan cada día durante cinco horas lo mejor que tienen, esperando que yo consiga abrirles puertas y sobre todo que les quiera y que sea capaz de verlas como las ven en sus casas como personillas formidables y únicas.
Y tengo un móvil con un grupo de wassap que hemos llamado “terapia de grupo” que es un auténtico botiquín de urgencia contra la desesperanza y tengo un claustro externo con el que discutir mis dudas y analizar mis errores sin miedo y con la seguridad de que el resultado va a ser siempre un paso hacia adelante.
Así que he decidido pedirle a los Reyes Magos que no me traigan nada, porque soy una persona afortunada, rica en afectos de personas sabias, pero que cuando pasen por mi casa se lleven algunos de mis miedos.



7 comentarios:

José Luis Castillo Chaves dijo...

Bien dicho. En todo caso, habría que indicarle a los Reyes Magos que qué necesitan ellos... :)

Juan Sánchez Martos dijo...

Si acaso Carmen, pedirle a los Reyes algo más de fuerza para tratar de "enganchar" compañeras y compañeros que están "entre dos aguas" para que podamos formar equipo y así cambiar cosas como lo que tú llamas juntas de "inquisición" (yo también las padezco).

Un abrazo.

SOFÍA dijo...

Si tu estás ilusionada por ser citada por ese " monstruo de la educación" Yo estoy emocionada y orgullosa por ser nombrada por GRANDÍSIMA PERSONA Y ORGULLOSA POR QUE ME TENGA ENTRE SUS AMIGAS.
Cada vez que hablas y escribes es para enseñar algo y yo soy de las de primera fila en aprenderlo.
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS por cruzarte en mi vida.
Un GRAN ABRAZO

CARMENCA dijo...

Gracias por pasar por aquí, estos últimos días de las vacaciones me están cargando las pilas especialmente.
De a poquito, decía Myriam Nemirovsky...
De a poquito, va todo en educación, por eso, aunque se nos olvide a veces, es mejor centrarnos en lo que si tenemos y buscar los apoyos allí donde podemos encontrarlos y yo en eso soy muy afortunada, porque estoy rodeada de gente que como vosotros me hacen mirar de nuevo el vaso y verlo medio lleno.

balhisay dijo...

Tú puedes y tú lo vales, ánimo que hay poner patas arribas las escuelas, los claustros, los AMPAS,... aunque sea 'de a poquito'.

Un fuerte abrazo, amiga.

david.-

CARMENCA dijo...

Gracias David, los cambios "vitales" llevan su tiempo, seguro que tu me entiendes, y van cargados de una dosis de ilusión, de esperanza pero también de miedo, pero tengo muy buenos "agarres" presenciales y en red.
Gracias por estar por aquí!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Carmenchu tus palabras me emocionan