jueves, septiembre 22, 2011

Organizar el aula

Esta es una entrada "pedida" que he decidido que no ya no dejo pasar ni un día más.
Hace ya algunas semanas una "twitteramiga" me preguntó sobre cómo organizar el horario y si le dedicamos tiempo a la lectoescritura.
Contestar a la primera pregunta es muy sencillo y muy complejo.
Sencillo: Como tú creas que tu alumnado y tú podéis trabajar mejor.
Complejo: Nosotras nunca paramos de buscar nuevos modos de organizar el horario.
Aunque mi compi Paqui se enfade, las personas que trabajan en Infantil lo tienen mucho más fácil que quienes ya estamos en la "universidad" de Primaria.
¿Por qué? porque en infantil no es tan fuerte la idea de que hay que estar todo el tiempo en silencio y sentados.
En infantil la organización por rincones y el trabajo en pequeños grupos está mucho más asumido que en primaria, de modo, que cuando una maestra de infantil se lanza a trabajar por rincones o hace trabajo en pequeños grupos se le considera innovadora, mientras que en primaria si se te ocurren ese tipo de cosas puede que te tachen de "andar perdiendo el tiempo" en lugar de dedicarte a cosas importantes.
Es por eso que en nuestro grupo, las compañeras de infantil llegaron a soluciones organizativas muy interesantes mucho antes que lo hiciéramos las de primaria. Aunque con el tiempo también nosotras nos atrevimos y acabamos encontrando el modo de trabajar por rincones.
La organización del tiempo y del aula está en función del fin que pretendemos conseguir, por lo tanto si ese fin cambia, tendremos que reorganizar nuestros espacios y nuestros tiempos.
Sin embargo, a nivel global hay espacios y tiempos que son imprescindibles en un aula en la que se quiera aprender investigando, descubriendo, participando, viviendo, etc:
La asamblea que va a ser el lugar donde vamos a decidir como evoluciona la vida en nuestra aula.
Los rincones de trabajo que también pueden ser variables en función del proyecto que estemos abordando y nos van a permitir trabajar de forma cómoda con grupos pequeños mientras el resto trabajan de forma autónoma.
Cuánto tiempo y en qué momento, es una decisión que depende de la maestra y el grupo.
Lo más importante es no dar por cerrado nada y reflexionar sobre las ventajas e inconvenientes de cada una de las decisiones organizativas que se toman.
También hay tiempos que "con el tiempo" fuimos considerando imprescindibles:
  • Unos quince o veinte minutos con las rutinas del inicio de la mañana:
    • Colectivas:
    •  Responsables (mejor parejas)
      • Pasar lista, anotar el tiempo, prestamos de biblioteca...
  • Lectura en voz alta de la maestra. Esto que en infantil se da por sentado, en primaria parece que como ya "saben leer" no hay que seguir haciéndolo, pero es importantísimo continuar diariamente leyendo en voz alta al alumnado. ¿Cuando? pues a mi personalmente me gustaba hacerlo al final de la mañana, cerrábamos todo, preparábamos nuestras mochilas para salir unos quince minutos antes de la hora y entonces yo elegía una lectura que me emocionara a mi, para compartir con el grupo, a veces era un cuento, otras eran poemas, otras una noticia de prensa o el artículo de una revista, o un párrafo del libro que yo estaba leyendo en esos momentos.
Lo importante es pensar muy muy bien en que empleamos nuestro tiempo, porque siempre es muy escaso, de modo que cualquier actividad que hagamos debemos asegurarnos que realmente mejora los aprendizajes y no nos hace "perder el tiempo".
En cuanto a la segunda pregunta "si le dedicamos tiempo a la lectoescritura" entiendo que se refiere al aprendizaje de "las letras", al cual en los primeros niveles si que le dedicamos una minúscula parte del tiempo.
El aprendizaje del código para nosotras es una parte más del aprendizaje de la lectura y la escritura (no usamos el término lectoescritura) pero no la más importante ni a la que más tiempo dedicamos.
Sin embargo cuando las niñas y los niños aún no dominan el código hay algunas actividades específicas para la apropiación del mismo que nos ayudan, como puede ser, el trabajo con el nombre propio, al que se le pueden dedicar unos cinco o diez minutos al día.
La reflexión metalingüística está presente en muchos momentos del aula y junto con la idea de que lo que escribimos no es definitivo, sino que tenemos que repensar como mejorarlo, nos va a ayudar a analizar entre otras cosas las letras de nuestros escritos, si sobran, si faltan, si están puestas en su lugar, etc.
las actividades de lectura que planificamos son muchas, pero siempre sobre textos reales, por ejemplo, en un cuento con el que estamos trabajando buscar el nombre de los personajes.
En las páginas 11, 12 y 13 de "el aprendizaje del lenguaje escrito en infantil" podemos encontrar algunas pistas de actividades que nos van a ayudar a apropiarnos del código.
Este aspecto no puede ni debe de ser el que se apodere de todo nuestro tiempo del aula, en el que tienen que tener cabida lecturas y escrituras de textos reales que mientras que no se apropien del código, necesitaran de una tutela, de una guía que cada vez será menos necesaria conforme vayan descubriendo las "leyes del código escrito"

2 comentarios:

Pilar Ferrer dijo...

Muchas gracias por tu post, Carmen. Yo creía que trabajabas en infantil, y la verdad es que me sorprende muy agradablemente la forma en que te organizas en primaria. Tienes razón en que en infantil tenemos menos presión, nos podemos permitir no llevar libros y trabajar por proyectos y a nuestro aire. Pero creo que es necesario fijarse en algunos aspectos que se tienen muy en cuenta en infantil para aplicarlos en primaria, y que no suponga un choque tan fuerte el paso al “cole de los mayores”. Cuesta encontrar gente en primaria que se atreva a utilizar el libro como una guía, y no ceñirse únicamente a él, fomentando en gran parte un tipo de aprendizaje memorístico, en detrimento de otros, no es un aula “en la que se quiera aprender investigando, descubriendo, participando, viviendo, etc ” . Y te lo digo después de trabajar un año en primaria de esta forma, en ese momento tampoco me planteé otra cosa, ahora lo haría de otra forma.
Tomo nota de tus sugerencias, ya te iré contando cómo nos organizamos. Espero poder conocerte personalmente algún día. Un abrazo. Pilar.

CARMENCA dijo...

Será un autentico placer lo de conocernos en persona, la verdad es que esto de ir tropezando con gente interesante en educación y después poder desvirtualizarla es divertido, pero mientras tanto seguiremos intercambiando a través de la red.
Yo de quien más he aprendido ha sido de compañeras y compañeros con los que he podido compartir dudas y dificultades.
Al final te das cuenta que lo mejor de trabajar "de otra manera" es lo gratificante que es a nivel personal, además de muchas otras cosas.