viernes, octubre 07, 2011

II Jornadas de Buenas Prácticas en Primaria


Desde la formación permanente nos encontramos con la gran responsabilidad de dar respuesta a las necesidades de formación del profesorado y ocurre a veces que nuestros intentos no dan los resultados que esperábamos.
La formación Permanente no deja de ser una escuela más, "una escuela de maestras y maestros" como les decía yo a mis criaturas en el cole cuando les contaba que estaba haciendo algún curso.
Y al igual que en la escuela se dan cita una cantidad ingente de ingredientes a veces muy, muy diferentes con los que tienes que intentar cocinar "una comida" que contenga todos los nutrientes, que sea equilibrada, que sea sana y además que le guste a todo el mundo, es decir, tienes que hacer milagros.
Y como los milagros no existen, siempre acabamos pensando que podíamos haberlo hecho mejor de lo que lo hemos hecho.
Pero esta continua inconformidad en lugar de ser mala me ha ido ayudando a aprender muchas cosas durante todo este tiempo.
También trabajar en la formación me ha permitido algo fantástico y es conocer de forma concentrada a esas maestras y maestros que están haciendo cosas maravillosas en educación, abriendo camino a una nueva escuela que sabemos que es posible aunque a veces parezca una utopía. Como dice nuestro querido Fernando Trujillo, conocer "nuestros centros Finlandia".
Las Jornadas de Buenas Prácticas en Primaria surgen como una necesidad de dar difusión a esas experiencias que nos parecen fantásticas y que nos gustaría que en muchos centros y en muchas aulas se pudiesen extrapolar.
Estas jornadas, a través de esas bueanas prácticas, contienen ingredientes imprescindibles como el creer en el potencial del alumnado, el trabajo colaborativo de las niñas y los niños y también de los docentes, el acercar la escuela a la vida en el sentido más amplio de la palabra, el admitir la participación de toda la comunidad, el incluir a todas y todos en la escuela seguros de que pueden dar el máximo posible dentro de la mas absoluta diversidad.
También responden a una petición muy común entre parte del profesorado (que yo desde luego no comparto) de que en lugar de perder el tiempo con la teoría, desde la formación lo que tenemos que hacer es mostrar prácticas reales.
No tienen mayor pretensión, que ser una muestra rápida de cosas que se están haciendo bien, que están dando buenos resultados.
Yo no acabo de creer mucho en este tipo de formación puntual y rápida, que nos da un cúmulo de recetas que puede que no lleguemos a cocinar nunca, pero es también un intento de llegar a ese profesorado que no se acerca mucho a la formación, que no quiere procesos formativos largos, que no quiere poner sobre la mesa su práctica, en fin, un intento de hacer un buen postre dulce y sabroso que guste a todos, con la esperanza de que quienes lo prueben pidan más.
Pues con todas esas expectativas, con la esperanza de llegar a mucha gente, con el deseo de convencer de que repensar la escuela es divertido y apasionante y no es tan complicado si se hace con otras compañeras y compañeros, los días 4 y 5 de octubre nos reunimos en el CEP durante dos tardes para compartir buenas prácticas en educación primaria.
Al final, vimos menos personas de las que nos hubiese gustado y muchas de las que ya se acercan a esos otros procesos que además nos parecen mucho más interesantes, vamos que uno de los objetivos principales que era la difusión lo conseguimos en una medida muy pequeña.
Sin embargo, la percepción general de las alrededor de treinta personas que asistieron fue que la calidad de las prácticas mostradas era muy buena, y que era una pena que no hubiesen llegado a más cantidad de profesorado.
Así que al menos podemos estar contentas por la calidad de las experiencias que hemos podido disfrutar en estos dos días.
Estas jornadas tenían también un reto para quienes las organizamos: era la primera vez que poníamos en marcha una videoconferencia como apertura de las jornadas.
Aunque la persona que teníamos al otro lado de la pantalla nos ofrecía total y absoluta confianza, el miedo a que la técnica no nos acompañara añadió un poco de nervios al evento, que al final disfrutamos un montón.
Pedimos a Fernando Trujillo que iniciara las jornadas enmarcando "qué es una buena práctica" y como tenemos total confianza en su capacidad como comunicador no le dijimos nada más, y efectivamente respondió totalmente a nuestras expectativas.
Nos habló de la necesidad de acabar con el discurso del fracaso que tanto perjudica a la escuela, de la necesidad que tenemos como docentes de ser críticos pero a la vez proactivos.
Nos explicó el concepto de expertición: experiencia + práctica + pericia + reflexión como base para alcanzar el éxito en la escuela y de la necesidad del desarrollo profesional docente a través, sobre todo, de la intervención reflexiva.
También de cómo las TIC nos ofrecen multitud de posibilidades para registrar, compartir, difundir y analizar nuestra práctica docente con otras personas de otros contextos que pueden pasar a formar parte de "claustro en la red", de nuestro "Portafolio docente 2.0" y de nuestro PLE.
A pesar de la complejidad de la comunicación no presencial, Fernando no solo nos abrió caminos de reflexión, sino que lo hizo de forma amena, cercana e incluso consiguió arrancarnos la risa en varias ocasiones.
Después pasamos a escuchar esa muestra de buenas experiencias con las que tenemos la suerte de contar en la zona del CEP  de Almería.
Comenzamos con nuestras compañeras de formación Encarna Cruz y Juani Nieto del CEIP Francisco de Goya de  Almería, que desarrollaron un proyecto "el cascanueces" que llevaron a cabo el curso pasado con su alumnado y en el que para representar el ballet se acercaron con su alumnado a todo tipo de aprendizajes, relacionaron diversas áreas, trabajaron todas las competencias, investigaron junto con su alumnado en diferentes fuentes y con agrupamientos diversos, involucraron a las familias y por último, consiguieron realizar una representación magnifica de la obra.
Si queréis saber más sobre algunos trabajos suyos podéis visitar su joven blog "Aprendiendo juntos".
A continuación Marisa Zapata directora del CEIP Veintiocho de Febrero de Huercal de Almería nos presentó el proyecto que todo su centro llevó a cabo el curso pasado "la vuelta al día en 80 mundos" y con el cual a través de la biblioteca viajaron a lo largo de todo el curso por el mundo y a través del tiempo. Los libros fueron los vehículos para su viaje, libros de marrativa, de poesía, de teatro, de cocina y como no libros de geografía o de historia, enciclopedias, mapas...
Desde el CEIP el Puche de Almería nos llegó Ramón Espinoza cargado de entusiasmo y ganas de que las TIC sean una realidad en el aula a pesar de las dificultades que su centro tiene dentro de un barrio con muchas carencias sociales y económicas.
Es fantástico como la labor de un gran grupo de profesionales consigue traspasar las puertas del colegio y empezar a intervenir en el entorno a través de proyectos como "la recuperación del parque del ingenio".
Así acabamos el primer día de las jornadas y aunque la sesión fue maratoniana, el entusiasmo y la cantidad de buena escuela que tuvimos la suerte de escuchar nos animó a volver con fuerzas el miércoles.
El miércoles empezamos con Javi Rueda, que se atrevió a no venir solo y nos regaló la presencia de una madre y un padre de su alumnado del CEIP Europa de la capital y una alumna de magisterio que ha participado en proyectos de voluntariado, para hablarnos de participación, de que la educación de las niñas y niños es una cosa compartida con ellos mismos, con las familias y con la comunidad y todo eso contado y abierto al mundo también a través de diferentes herramientas de la web 2.0, entre otras su blog de aula.
En esa misma Línea Jacinto Barragán del CEIP Lope de Vega de Almería nos presentó como en su aula el trabajo colaborativo del alumnado es fundamental para trabajar con un montón de proyectos que llevan a cabo.

Susana Galera y Juana navarro, profesoras del Colegio Provincial de Apoyo a la integración de sordos, nos contaron como a pesar de las dificultades del alumnado no oyente para acceder a la lectura y la escritura, el darle a esta una funcionalidad ayuda a que este alumnado mejore enormemente sus competencias lingüísticas.
Por último, Rocío Molina nos contó todo lo que la elaboración de un telediario puede dar de si en un aula de segundo de primaria, como para ese pequeño producto se mezcla lectura, escritura, oralidad, experesión corporal, aprendizaje de las TIC, etc. 
Y así acabamos el miércoles, cansadas pero contentas, y recibiendo de las personas que habían participado las buenas vibraciones que se llevaban para sus aulas.
Y en este caso, pensamos que no se va a quedar aquí, sino que vamos a continuar, al menos un grupo de personas van a atreverse a comenzar un proceso formativo en el que van a empezar a poner en práctica algunas de las ideas que hemos estado viendo y la persona que de forma voluntaria y desinteresada se ha ofrecido a acompañar ese grupo es nuestro Emiliano, que a pesar de estar jubilado sigue queriendo ayudar a construir esa nueva escuela que es posible y que ya el curso pasado comenzó su andadura de acompañante de un pequeño grupo de maestras y maestros a través del grupo "Metodologías activas y TIC" donde intentamos aunar a nuestro querido Freinet con estas nuevas herramientas del siglo XXI de las que tanto partido podemos sacar.