jueves, septiembre 23, 2021

Leer Iberoamerica Lee 2021

 


Acudí a estas jornadas vestida de una nueva vida de jubilada que quiere seguir disfrutando, compartiendo y participando de cosas que mejoren la educación.

Un encuentro en torno a la lectura convocado tras una pregunta:

¿Existen lectores al margen?

Si escuchar a gente preparada y preocupada por la palabra escrita me suponía todo un lujo, hacerlo en torno a una reflexión tan interesante y tan importante me emocionaba doblemente.

Han sido dos días apasionantes en los que me descubro, una vez más, una enamorada de la voz humana, de la voz que alzan personas comprometidas, que creen en un mundo mejor en el que todas puedan tener derecho a la palabra, a ser escuchadas, a decir y a ser alguien en la construcción de una humanidad mejor.

Muchas ideas y muchos mensajes para seguir adelante en un empeño importante, que la lectura llegue a todo el mundo, que sea accesible, que genere lazos de unión entre personas, que ayude a crear personas críticas, reflexivas..., más humanas.

Me hubiera encantado apuntarlo todo, quedármelo todo, pero preferí escuchar con la tranquilidad que nos proporciona hoy este nuestro mundo tecnológico que nos permite volver a escuchar todo.

Respiramos una mezcla de pesimismo y optimismo en torno a la sociedad actual, por un lado la idea de que somos “ese mundo enfermo que convierte al otro, al distinto a mi, en peligroso” y por otro lado la idea que nos empodera y nos anima a seguir de que “la revolución será educativa o no será”

Se hablo mucho de lectura, de planes de lectura, de las bibliotecas como lugares que son y que deberían ser, de leer qué y cómo y porqué, de lo que es en el siglo XXI el analfabetismo...

Todas las mesas fueron interesantes. Especial “la mesa joven” , esa mesa llena de ideas inteligentes, frescas que nos dan un mensaje de esperanza. Dos blogueras, Kim López y Agustina Cabrera , Mateo Pérez del Club de lectura “Libros Coma Area!” y Dana Elizondo,  una jovencísima Booktuber que nos recomendó leer a Alberto Manguel. ¡Todo un baño de voces limpias y refrescantes!

Anoté montones de ideas que no sería capaz de atribuir a cada una de las personas que me las regaló pero que os invito a que las busquéis entre las charlas en los dos vídeos de las jornadas que podéis ver aquí, porque os va a encantar escucharlas:

“Leer al autor y leerse a si mismo. El texto leído como una conversación.”
“Ser y estar como otro distinto a mi.”
“Somos presos sin ser capaces de ver nuestros barrotes.”
“Leer al otro es importante”
“Las historias sencillas deben existir”
“El runrún de nuestros ancestros”
“No hay libertad en la pobreza”
...

 

“La pasión de la maestra que enseña a leer ”

Esta me pareció mágica por lo que representa y también porque eché en falta en estas jornadas una mirada a la escuela que “enseña a leer”, a la escuela que debe enseñar a leer, a cómo la escuela debe enseñar a leer, a cómo la escuela debe de hacer para que nuestras niñas y nuestros niños amen la lectura, se apropien de ella y descubran esa herramienta poderosa que puede cambiar el mundo. Esa mirada a la escuela tristemente demasiado hacedora de lectoras y lectores al margen, pero también y sobre todo, esa escuela herramienta empoderadora de los márgenes cuando sabe cómo  enseñar a leer.

Invito a que nunca más cuando se hable de lectura falte una buena maestra de infantil que nos muestre “la pasión de la maestra que enseña a leer”

Han sido unas jornadas con mesas en las que se ha leído casi tanto como “oralizado”. Sin duda, para mí entre las lecturas escuchar a Sara Bertran en la mesa “Afueras” fue todo un deleite literario e ideológico que os recomiendo no os perdáis y en el lado de la oralidad, sin duda escuchar a Constantino Bértolo “ese hombre culto que sospecha de la cultura” y que cree que “hay que leer para hacer la revolución” fue muy interesante a la vez que nos regaló su fina ironía.

Me traje tarea a casa, reescuchar las jornadas “de a poquito”, leer la poesía de Violeta Gil y a Matilde Campilho y sin duda a Luiz Ruffato. Seguir a Violeta Gil en el escenario, que nos regaló un final mágico y apoteósico. Seguir más de cerca el blog “Linternas y bosques” https://linternasybosques.com/ de Adolfo Córdoba y leer la cena de los notables de Constantino Bértolo.


No hay comentarios: